Pirkei Avot VI-“No hay hombre libre salvo aquél que se ocupa del estudio de la Torá”

“No hay hombre libre salvo aquél que se ocupa del estudio de la Torá”

¿Por qué esta Mishná está redactada en forma indirecta y “negativa”?
. Podría decir simplemente: “La verdadera libertad se consigue a través del estudio de la Torá”.

La persona tiene una existencia finita y todo lo que posee y puede obtener es igualmente finito en alcance y extensión. Resulta entonces, que no existe algo así como “un ser humano libre”. No sólo el envidioso, el orgulloso, el ignorante y el insaciable viven en su propia prisión, sino también el individuo intelectual y emocionalmente maduro, bendecido con los recursos más óptimos, y que lleva una vida sin restricciones, es aún prisionero de sus propias limitaciones.

Por consiguiente, la Mishná comienza con esta declaración: “No hay hombre libre”. Luego prosigue con un segundo enunciado: “salvo aquél que se ocupa del estudio de la Torá”. Quien subordina su mente y su “yo” a la Sabiduría y Voluntad del Todopoderoso, la Torá trasciende la naturaleza limitativa del mundo de lo creado. La Torá salta la insalvable brecha que existe entre lo finito y lo infinito. Es la Sabiduría y Voluntad de Di-s infinito, enunciada en términos que el ser humano puede comprender e implementar en su vida. El individuo que subyuga su ser a una vida devota a la Torá está conectado al infinito de Di-s y por ello alcanza la libertad a la que no tiene acceso el hombre más “independiente”.

(Basado en una alocución del Rebe, 29 de Iyar 5719. Beyond the letter of the law)

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario