Pirkei Avot IV:XI – “Aquel que cumple una mitzvá adquiere un defensor”

RABÍ ELIEZER BEN ÍAACOV DIJO: “AQUÉL QUE CUMPLE UNA MITZVÁ ADQUIERE UN DEFENSOR, Y AQUÉL QUE COMETE UNA TRANSGRESIÓN ADQUIERE UN ACUSADOR. EL ARREPENTIMIENTO Y LAS BUENAS ACCIONES SON COMO UN ESCUDO CONTRA LAS CALAMIDADES”.

RABÍ IOJANÁN HASANDLAR DIJO: TODA ASAMBLEA [CUYA FINALIDAD SEA] EN ARAS DEL ClELO, OBTENDRÁ RESULTADOS DURADEROS, MAS AQUELLA QUE NO SEA EN ARAS DEL ClELO NO OBTENDRÁ RESULTADOS DURADEROS”.

AQUÉL QUE CUMPLE UNA MITZVÁ ADQUIERE UN DEFENSOR — El significado simple de esta mishná es que el cumplimiento de una mitzvá crea un ángel que actuará como un defensor para la persona33. No obstante, el hecho de que la mishná emplee la expresión “adquiere” en lugar de “crea”, implica algo más profundo. Además del ángel creado por cada mitzvá que cumple, la persona adquiere Un defensor; el Único —Di-s—, Se vuelve su defensor. Pues cada mitzvá que la persona cumple, independientemente de su intención36, lo conecta con Di-s. Por el contrario…

AQUÉL QUE COMETE UNA TRANSGRESIÓN ADQUIERE UN ACUSADOR — También aquí, la intención es que “el Uno” Se vuelve su acusador, porque mediante el pecado la persona interrumpe su conexión con Di-s.

(Sijot Motzaéi Shabat Parshat Ekev, 5738; Sijot Shabat Parsbat Bejukotái, 5741)

EL ARREPENTIMIENTO Y LAS BUENAS ACCIONES SON COMO UN ESCUDO CONTRA LAS CALAMIDADES
— No estamos hablando aquí de un escudo frente a un posible castigo en razón de una acusación específica contra su persona por un pecado. Para ello sería suficiente una mitzvá, que le “adquiere un defensor” —como dijimos en la primera parte de la mishná— y no “arrepentimiento y buenas acciones” como se menciona en esta frase. Aquí se trata de cómo protegerse de calamidades y sufrimientos ya existentes en el mundo en general como parte del orden natural de los acontecimientos3′.
Para ello no es suficiente “un abogado defensor” que refute una acusación, sino que se precisa de “un escudo” que nos proteja para que no nos alcance la maldad existente. Se requiere de un mérito especial. Cuando la persona realiza buenas acciones y se vuelve a Di-s en teshuvá, logra ese escudo.
Esto puede compararse también al soldado que va a la batalla vistiendo un casco. A causa de los peligros del combate, toma medidas protectoras. Aunque nuestro mundo está cargado de peligros, al cumplir la Tora y sus mitzvot —y particularmente aquellas asociadas con la protección (por ejemplo, tefilín y mezuzá)— la persona puede evitar el daño.

(Sijot Motzaéi Shabat Parshat Ekev, 5738)

TODA ASAMBLEA [CUYA FINALIDAD SEA] EN ARAS DEL CIELO, OBTENDRÁ RESULTADOS DURADEROS —
Una “asamblea” —una agrupación de diferentes personas— representa la unión de opiniones diferentes, que difícilmente puede tener un resultado duradero en nuestro mundo, caracterizado por la división y el interés propio. Para que la asamblea “sea duradera”, es decir, que la unidad lograda se extienda exitosamente a través del tiempo, se requiere de un objetivo superior al interés personal de cada participante, y que todos se unan en aras de ese objetivo. Ese es el significado de que la reunión sea “en aras del Cielo”, con un objetivo vinculado al Altísimo y el logro de Su Voluntad.
Y a su vez, unidos “en aras del Cielo”, obtendrán también una bendición Divina que brindará éxito y mayor durabilidad a la Asamblea.

Cuando mucha gente se reúne a fin de fortalecerse mutuamente en la observancia de la Tora y sus mitzvot, la reunión misma inspira a cada individuo participante y lo dota de la fortaleza necesaria para superar los desafíos. Además, los vínculos establecidos entre los participantes también se perpetuarán. Pues el vínculo establecido a través de la observancia compartida de la Tora y sus mitzvot es eterno, trascendiendo los límites del tiempo y el espacio.

(Sijot Shabat Parsbat Emor, 5734; lejidut Klalit, Rosh Jodesh Marjeshván, 5752)

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario