Pirkei Avot IV-”¿Quién es sabio?”

Ben Zomá dijo: “Quién es sabio? Aquel que aprende de toda persona, pues fue dicho: De todos los que me enseñaron obtuve sabiduría; pues Tus testimonios son mi conversación”.

Aparentemente, la persona más inteligente es la más crítica, la que posee la perspicacia de ver a su prójimo tal cual es. Por qué entonces, Ben Zomá dice “¿Quién es sabio? Aquel que aprende de toda persona” Posiblemente para convertirse en sabio, el individuo debe aprender de cada uno; pero cuanto más sabiduría acumule, ¿quizás desprecie a quienes son inferiores a él?
Una respuesta posible es que la persona sabia adquiere conocimiento positivo y se ilustra, incluso de los rasgos y actos negativos.

Por ejemplo, Rabí Zushe de Anipoli aprendió siete cosas del ladrón, para aplicar en el servicio a Di-s: 1) Sólo él conoce sus actos 2)Está dispuesto a correr peligro para lograr su cometido. 3) Invierte gran esfuerzo y afán en lo que hace. 4) Cada pequeño detalle es de gran importancia para él. 5) Es veloz. 6) Confía y está seguro de sí mismo. 7) Si falla la primera vez, vuelve a intentarlo nuevamente.

Si analizamos la cita en su segunda parte, la palabra “edoteja” -testimonios-proviene del vocablo “ed” (testigo, en hebreo), que usualmente se refiere a los preceptos Divinos, cuya observancia afirma y da testimonio de la soberanía de Di-s sobre todo el Universo y Su relación con nosotros. Pero existe otro significado para el término “edoteja”, que tiene relación con cada uno de nosotros. “Ustedes son Mis testigos, dice Di-s” (Isaías 43:10), cada judío, por la sola virtud de existir, es un testimonio de la grandeza del Creador.

En este contexto, es que Ben Zomá expresa la lección elemental, que para crecer la persona debe aprender de cada individuo. ¿Por qué? Pues “Tus testimonios son mi conversación”. Es verdad que la sabiduría permite ver más allá de la fachada exterior de la conducta para comprender los motivos y deseos íntimos de las personas. Pero alguien realmente sabio mira aún más profundo, más allá del carácter y la personalidad. Busca captar quintaesencia de la humanidad: el hombre como homenaje a Di-s, Quien lo creó a Su imagen y semejanza. Cada ser humano expresa otra de las infinitas facetas del Creador, y esta sirve como una única e inimitable revelación de la Fuente de toda Sabiduría.
Se requiere de una persona verdaderamente sabia para ver en su prójimo, incluso en quienes externamente son inferiores y defectuosos, su condición de testimonio de la grandeza de su Creador.

(Extraído del Beyond the Letter of the Law, de una alocución del Rebe de Lubavitch)

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario