Se constante en el estudio de Torá

RABÍ ELAZAR DIJO: “SÉ CONSTANTE EN EL ESTUDIO DE LA TORA; SABE QUÉ RESPONDER A UN NO CREYENTE. SÉ CONOCEDOR DE ANTE QUIÉN TE ESFUERZAS, QUIÉN ES TU EMPLEADOR, QUE PASARÁ LA RECOMPENSA POR TU LABOR”.
RABÍ ELAZAR DIJO: “SÉ CONSTANTE EN EL ESTUDIO DE LA TORA” — La enseñanza cíe Rabí Elazar era reflejo de su virtud personal de ser “una fuente que fluye con creciente fortaleza”48, avanzando constantemente en su estudio cíe Tora hacia nuevas fronteras. Por eso enfatiza aquí que el deseo de cruzar nuevos umbrales debe templarse con la revisión diligente del estudio previo, el recibido de sus maestros.
Este afán de necesidad de revisión constante del estudio puede conectarse con una historia personal de Rabí Elazar. El Talmud cuenta que Rabí Elazar ben Araj fue a las tierras de Frogaita [Frigia, en Asia Menor] y Diómisis, cuyos vinos y aguas eran placenteros. Dispensándose estas delicias, olvidó sus conocimientos cíe la Tora. Cuando se lo llamó para leer cíe la Tora el versículo Hajodesh hazé lajem”Este mes será para vosotros”), en vez de ello leyó Hajeresh haiá libam (“Sus corazones se han vuelto sordos”). Sus colegas, al ver cómo había caído, rezaron por él, y su conocimiento le fue restaurado.
Ese suceso motivó a Rabí Elazar a enfatizar “sé constante en el estudio de la Tora”. A repasar para no olvidar.
(Sijat Shabat Parshat Kedoshím, 5746)

SÉ CONOCEDOR DE ANTE QUIÉN TE ESFUERZAS Y QUIÉN ES TU EMPLEADOR
Como se explica en el Tanaj, Conocimiento (dáat) alude al vínculo intelectual interior que va más allá del simple saber y entender. Cada persona tiene el potencial necesario para desarrollar un nexo interior con Di-s. Aunque la persona sirva a Di-s con obediencia, como un sirviente, debe establecer además una unión interior más profunda.
Esto afecta también la naturaleza de la relación de la persona con Di-s en cuanto a la recompensa y el castigo. Aunque hay muchos intermediarios (por ejemplo, el ángel encargado del sustento, etc.) a través de los cuales Di-s dispensa la recompensa otorgada por la observancia, la persona debe saber “quién es su Empleador, que pagará la recompensa de su labor”, y tomar conciencia de que la fuente de la recompensa es siempre Di-s Mismo, y no depende de los intermediarios.
Y sobre ello dice Rabí Elazar, cuyo servicio a Di-s era cual “un manantial de creciente fortaleza”, que rompía las barreras del conocimiento llegando a nuevas fronteras de la comprensión de la Tora, que en todo deben quebrarse las fronteras: la conexión es con “ante quién te esfuerzas y quién es tu empleador” — la conexión debe ser de inmediato y no en forma gradual, y directamente con la Esencia Misma de Di-s. No es necesario avanzar gradualmente a través de la meditación en los diferentes niveles de manifestaciones Divinas, sefirot, cadena progresiva de mundos espirituales. El judío puede y debe conectarse de inmediato directamente con la Esencia.

Extraido de “En la senda de nuestros padres” de esitorial Kehot.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario