Pirkei Avot II:III – “Sé cuidadoso con aquellos que están en el poder”

Sé cuidadoso con aquellos que están en el poder, porque ellos no acercan a nadie, salvo para su propio provecho. Ellos aparentan ser amigos para su beneficio, mas no se ponen del lado del hombre en su apremio.

El maestro continúa, al volver a las enseñanzas de Shemaia; “No te hagas conocer por aquellos que están en el poder” (1:10). Por regla general, no se debe tener tratos con el gobierno, ya que nada bueno provendrá de ello.
Sin embargo, a veces es un acto virtuoso (mitzvá) trabar conocimiento con los gobernantes por amor a la comunidad. Así sabemos que Mordejai aparecía constantemente en el palacio real. Del mismo modo, Rabí lehuda el Príncipe fue muy amistoso con el emperador romano Antonino. Todo ello fue por amor a la comunidad, y eso es una gran virtud. Cuando una persona es conocida de los que ejercen el poder, él puede conseguir lo que es beneficioso para la comunidad y su palabra es de peso.14

A tales personas, el maestro les dice: es verdad que te debes asociar con los que ejercen el poder y ser su amigo por amor a la comunidad. Pero sé cuidadoso cuando les regales obsequios con dinero comunitario o fondos de caridad. Puedes pensar que a causa de tu generosidad, lograrás la amistad de ellos y entonces, cuando surjan problemas o acusaciones falsas contra la comunidad, ellos te ayudarán. Presupones que puedes comprar su ayuda mediante el dinero que les diste por adelantado.
Debes advertir que no puedes confiar en ellos, inclusive en su amistad. Por supuesto, que ellos se muestran amistosos cuando les regalas dinero. ¿Qué otra cosa esperas? Pero, cuando los necesitas para resolver un problema apremiante ellos se comportarán como si ni siquiera te conocieran. Tu relación con ellos puede resultar completamente inútil en un momento de necesidad.
Por lo tanto, si trabajas para la comunidad, hazlo por amor a la comunidad. En ese caso Di-s te promete que El te rescatará en tiempos de aflicción. Todo está en la mano de Di-s, inclusive el corazón del rey.

Así está escrito: “Como la corriente de agua, el corazón del rey está en la mano de Di-s. El lo dirige donde El desea “(Proverbios 21:1). El hombre tiene el poder de desviar el corazón del rey. Cuando Di-s quiere hacer el bien o el mal,El dirige el corazón del rey y actúa en consonancia. Nada hay de lo que el rey hace, el bien o el mal, que no esté dirigido por la voluntad de Di-s.
Si trabajas por amor al cielo, entonces estarás seguro que Di-s dirigirá el corazón del rey para hacer sólo el bien.

Extraído de “Legado Ancestral” de editorial Bnei Sholem

1 comentario

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario