Parshat Ha Jodesh – “Los meses serán vuestros para declarar…”

El próximo Shabat se bendice el mes de Nisan y se lee esta parashá…

Para ustedes (pueblo de Israel) este mes de Nisán será el primer mes, ustedes quienes son tan queridos por Di-s, de modo que puedan proclamar la majestad de Di-s Quien es el primero y el último (plegaria para el cuarto de los cuatro Shabatot especiales que preceden a Pesaj).

El calendario judío, conforme a la Torá, no es un instrumento fijo. En los días del Sanhedrín (Corte Suprema), los meses podían variar en su longitud y conforme a la dirección de la corte podían ser declarados años bisiestos. El Talmud más tarde desarrolló una fórmula para un calendario fijo.
El principio del calendario judío variando conforme a la dirección de la corte, es interpretado para simbolizar que el hombre debe ser amo sobre el tiempo, antes que ser sujeto a él.
La tecnología de la civilización moderna ha hecho, de alguna manera, al hombre esclavo del tiempo. Algunas personas esencialmente adoran el tiempo. Términos y competencia por rápidos resultados han dado origen a las presiones y tensiones que abruman la fisiología humana y tensionan la tolerancia emocional.
“Los meses serán vuestros para declarar”. El único poder que deberíamos reconocer sobre nosotros es la majestad de Di-s.

Todo tiene su tiempo. Hay un tiempo para todo deseo debajo de los cielos… Di-s hizo todo favorable en su apropiado tiempo (Eclesiastés 3:7,71).

Una de las fuentes más frecuentes de error, es la impaciencia. En nuestro apuro por satisfacer nuestros deseos, podemos dejar de ver algunas desventajas a largo plazo. Podemos entonces pagar un pesado precio por no fijarnos apropiadamente en algunas consecuencias, movidos por la urgencia del deseo o pasión.
Muchos aspectos del Judaísmo tienen que ver con aprender a posponer. Desde pequeños, aprendemos a posponer por ejemplo por un período de tiempo el helado que anhelamos, luego de consumir carne. El mensaje es claro: No hay nada malo con el helado, pero éste debe esperar su tiempo. A medida que maduramos, debemos seguir aprendiendo a esperar.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario