Shabat Para

En este sábado se bendice el mes de nisán en caso de que la neomenia sea el sábado siguiente. Si la neomenia cayese en la mitad de la semana, Shabat Para sería el anterior a la proclamación del inicio del mes. En este sábado se sacan dos rollos de la Tora. En el primero se lee la parashá semanal y en! el segundo el maftir es de Números 19:1-22. Hay quienes opinan que leer este fragmento también es un mandamiento bíblico. La haftará es tomada de Ezequiel 36:16-361 (ashkenazíes finalizan en 36:38), que describe la purificación de Israel en el futuro.

¿Qué es Parashá Para?
En esta parashá, la Tora describe la forma de purificación de la impureza ritual por haber estado en contacto con un cadáver. La ceniza de la vaca roja, junto con “aguas vivas” era arrojada sobre el impurificado y así se limpiaba ritualmente. Esta norma no tiene explicación asequible a nuestro entendimiento, es del grupo de las “oídas”, que deben cumplirse aún sin comprender su sentido. Por ello el Todopoderoso le dijo a Israel: Este es un decreto acerca del cual no tienes derecho de apelación.
¿Por qué una vaca? ¿Por qué roja? ¿Por qué una que no haya tenido un yugo encima? ¿Por qué purifica su ceniza después de haberse incinerado? Todas estas preguntas carecen de explicación, “las cosas ocultas pertenecen a nuestro D’s”. Existe una idea que determina que la vaca hace perdonar el pecado del becerro de oro, “que venga la madre – la vaca – y limpie lo que el becerro, su hijo, ensució”; pero esta explicación no es suficientemente satisfactoria y deja interrogantes sin contestar: ¿Por qué una vaca roja?, etc.

¿Cuál es la razón de haberse fijado esta lectura en el sábado anterior al mes de nisán? En los próximos días comienza la cuenta de los 30 días anteriores a Pesaj. Los preparativos para esa fiesta obligan purificarse de toda impureza, porque únicamente en estado de pureza se podrá peregrinar y ascender a Jerusalén y tomar parte en la ofrenda del sacrificio pascual, que es un mandamiento positivo para todo ciudadano.
Todo quien estuviera impuro ritualmente por haber estado en contacto con cadáver, tenía prohibido el sacrificio pascual y ni siquiera podía probar un cazait, una mínima porción de él. Por ello, se acostumbró notificar las reglas de pureza e impureza contenidos en el capítulo bíblico de para, como una
parte de los preparativos de la festividad inminente de Pesaj.
El pueblo escuchaba la lectura y tomaba conciencia de hacer todo lo posible para purificarse de toda impureza, para estar preparado debidamente a cumplir los mandamientos de Pesaj correctamente.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario