Ojos Rojos como el vino, dientes blancos como la leche

Sus ojos estan rojos del vino, y sus dientes blancos de la leche (La bendición de Iakov a Iehuda, Génesis 49:12)

El cuerpo es una mágnifica creación. Cada órgano funciona en perfecta armonía. La Cabalá nos enseña que el cuerpo tiene la forma del cosmos, y que cada parte de él tiene una equivalencia cósmica. Como los órganos del cuerpo, cada elemento del cosmos trabaja en un estado de relación e independencia.

Generalmente nos referimos a la cabeza y corazón como metáforas para la creación. La “mente” del cosmos es la inteligencia innata de la creación. El “corazón” del universo es la compasión innata, Jesed, el cual la Torá lo tiene como la primordial energía de la existencia.

Pero, ¿qué hay las “menores” partes fisiológicas, como ser los dientes? ¿Cuál es el paralelismo universal de los dientes?
El maestro Jasídico, Rabi Shneor Zalman de Liadi, explica lo que implica los dientes de la siguiente manera. Los dientes se usan para reducir la consistencia de la comida a un nivel el cual el sistema digestivo pueda digerirlo. De hecho, sin los dientes, no solo que comer no sería un placer, sino que sería literalmente un “dolor de panza”.

El paralelo espiritual de la función de los dientes, es nuestra capacidad de usar el alimento de pensamientos y sentimientos para la absorción en el alma. Se nos pide discernir y digerir nuestra conciencia interna, separar lo que necesita ser descartado e interiorizar lo que realmente es la comida para el alma.
Ese proceso de introspección, incluye una gran consideración al final del día sobre nuestras decisiones, nuestras emociones y nuestros sentimientos.

Uno de los hijos de Iakov recibió la bendición de “ojos rojos del vino, y dientes blancos por la leche”. Así como el vino provee la expansión de las venas de los ojos, también le permite a la persona sentirse mas a gusto y pensativo. “Vino”, hace referencia al nivel de Torá en donde “los secretos internos” se encuentran. Como está escrito en el Talmud: “Cuando el vino entra, los secretos se revelan”. El blancamiento de los dientes hace referencia al proceso de claridad de la mente y emociones, refinándolos para conformarse con el Jesed natural del universo. Esto incluye el “masticar” nuestro día, o año, en los momentos apropiados.
La verdadera introspección permite el crecimiento para llegar a inmensas alturas de éxito-maestría y sabiduría.

MAESTRÍA: Mastica tu comida lentamente durante una comida de hoy. Mientras lo haces, permite a tu mente masticar los pensamientos que haz tenido, y sentimientos que haz experimentado. Deja que el movimiento de tus dientes te lleven a un análisis de tu comportamiento. Haciendo esto, fíjate en tu capacidad de traer conciencia a tus reacciones interpersonales diarias y de vivir una vida más elevada mañana.

MEDITACIÓN: Descansa en una silla y contempla lo siguiente: Asocia tus comportamientos con los colores. El blanco puede asociarse con la verdad, compasión, mientras que el negro signifique la falta de esas cualidades. Permite que otros colores pasteles sean un rango intermedio. Cuando pienses con quién te encontraste hoy y cómo haz respondido, permite que un color aparezca en tu conciencia. Si es posible, cuando termines, mezcla todos los colores juntos y determina cual fue el matiz que formaste hoy.

Por: Laibl Wolf

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario