La escalera de Iakov y por qué sufrimos

En la porción de la Torá de esta semana, Vaietze, leemos sobre la vida de Iakov en Jaran, y sus dificultades en el ambiente de Laban. Este último, un fanático corrupto, mentiroso y engañoso, trató de defraudar a Iakov en cada paso de su camino. Sin embargo, a pesar de ello, Iakov logró construir una hermosa familia y acumular grandes riquezas.

¿Por qué es importante mencionar todos estos detalles sobre las dificultades de Iakov?

La lectura comienza con el sueño de Iakov, en el cual vislumbra una escalera cuya base se apoyaba en la tierra y la parte superior llegaba hasta el cielo. ¿Cómo se conecta el sueño con lo que sigue?

¿Qué debemos aprender de esto para nuestra vida personal?

Nosotros somos Iakov, y su tiempo en Jarán es nuestra vida en el exilio.

Para lograr grandes cosas, debemos superar dificultades. Al principio, Iakov es desafiado con sufrimiento, pero él sabía que aquellas dificultades eran necesarias para cumplir con su propósito. Finalmente tiene éxito, y regresa a la Tierra Prometida con una hermosa familia y grandes riquezas. Su sufrimiento no fue en vano, sino que fue el fundamento de sus mayores logros.

Todo esto se encuentra simbolizado en el sueño de Iakov. La escalera se hallaba apoyada en la tierra, representando el mundo terrenal con todas sus dificultades y sufrimientos. La parte de arriba llegaba hasta el cielo, demostrando que nuestra interacción con el mundo físico puede ser sagrada y llegar hasta allí arriba.

Los sufrimientos y dificultades que soportamos, están logrando grandes cosas. Y finalmente, cuando el Mashiaj venga, veremos los frutos de nuestro labor. En realidad, nosotros creamos la escalera que conecta el cielo con la tierra, fusionando los dos. Esta fusión es el propósito esencial de nuestra creación, es la misión del Judío. Hacer de este mundo una morada para Di-s.

No estoy seguro por qué, pero esta fusión se logra a través del sufrimiento. Creo que ya hemos sufrido lo suficiente, y es tiempo de la llegada del Mashiaj.

Por: Yitzi Hurwitz

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario