Cedros Vs. Palmera Datilera

“Trae a la tribu de Levi y preséntala a Aaron el Sacerdote, de modo que les sirvan” Números 3:6

En la Parasha de esta semana, se nos describe el nombramiento de la tribu de los Levitas como ayudantes de Aarón el Sumo Sacerdote y sus descendientes.

Hay una tradición que el versículo (Salmos 92:13), “Una persona justa dará fruta como una palmera; crecerá alto como un cedro en el Líbano”, alude al papel de los Levitas como asistentes de los sacerdotes

Una persona justa puede ser comparada a una de las dos clases de árboles, la palmera o el cedro. La palmera datilera, como el versículo atestigua, “da fruto”. Sin embargo, no crece tan alto. El cedro, por otro lado, “crece alto”, pero no da fruto.

Una persona justa que es comparada a un cedro, es aquella cuya atención por su crecimiento espiritual lo lleva muy alto, pero debido a que su atención es principalmente sobre su propio crecimiento, no “da fruto”

El segundo tipo de hombre justo es como la palmera. Esta persona toma de su tiempo para dárselo al otro. Habiendo dado de su propia atención personal, no crece tan alto, pero, como la palmera, si da vida, energía y sustento para otros.

La características de los Levitas, cuyo trabajo era asistir a otros, son como la palmera.

No tenemos que ser Sumos Sacerdotes haciendo los rituales más Sagrados en el Templo. Somos agradecidos de actuar como los Levitas,
dotados con el Sagrado privilegio de atender y servir a los demás, siempre dando frutos, a pesar de que no crezcamos tan alto.

Por: Rabino Ben A.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario