Casamiento en el Gan Edén

Hashem Mismo entregó la novia a Adam. ¡Qué afortunado es el hombre a quien el Rey escolta personalmente!
Hashem atavió a Java, la primera kala (novia), antes de llevársela a Adam. Entretejió su cabellera en trenzas y la decoró con veinticuatro ornamentos diferentes.

La obra de Hashem quedó registrada en la Tora para ser imitada. La Tora nos enseña a vestir una kalá para congraciarla con su esposo.
R. lehuda Bar Illai estaba en medio de una clase con sus alumnos cuando pasó una kalá. Dijo – “Hijos mios, levántense y participen de la celebración de esta kalá. Hasta Hashem se ocupó personalmente de las necesidades de una kalá. Por lo tanto, nosotros seguramente también estamos obligados a hacerlo”.
R. Tarjan estaba dando una clase de Tora cuando pasó una kalá. La invitó a pasar a su casa y les pidió a su madre y esposa -”Embellézcanla y bailen por ella hasta que entre a la casa de su marido”.
Se decía acerca de R. lehuda bar Illai que solía tomar un mirto (utilizado en aquellos tiempos para ocasiones festivas a efectos decorativos y por su fragancia) y bailaba para la kalá diciendo – “Una hermosa y piadosa kalá”.
El Rey Agripa dejó el paso a una kalá y los jajamim lo alabaron por ello.
- “¿Por qué te sales del camino por una kalá? – le preguntaron.
El respondió – Yo llevo una corona todos los días, ella sólo lleva su corona hoy”.
Cuando Adam despertó y vio a Java parada frente a él, comprendió de inmediato que había encontrado una pareja de su misma especie y exclamó -”Tú eres bendecida por Hashem. Eres parte de mí y te llamarás ¡sha/mujer porque fuiste tomada de ish/varón”.
Los ángeles descendieron al Gan Edén y tocaron música para Adam y Java. El sol, la luna y las estrellas bailaron para ellos. Hashem personalmente preparó las mesas con perlas preciosas y colmadas de manjares. El Mismo arregló la jupa y ofició de jazán (cantor) bendiciendo a Adam y Java.
Hacemos alusión al primer casamiento en la bendición de sheva brajot:
“Concede abundante júbilo a estos amados compañeros, tal como antaño otorgaste júbilo a tu criatura (Adam) en el Gan Edén”.
Nuestra bendición a cada pareja judía es la de lograr la santificación y la felicidad otorgada a Adam y Java en el Gan Edén.

Extraído de “El midrash dice” de editorial Bnei Sholem.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario