¿Qué estaba mal con Sdom?

Las ciudades de Sodoma y Gomorra han llegado a personificar la depravación moral y la crueldad. Como leemos en la parashá de esta semana, el único recurso de Di-s era destruirlos a ellos y sus alrededores.
La escritura es escasa cuando nos cuenta de sus fracasos, diciendo solamente que “el pueblo de Sdom era malo, pecando mucho a Di-s”. Fuentes Talmúdicas y del Midrash nos cuentan más sobre sus maldades.

La hospitalidad de Sdom
Los Sdomitas gozaban de un alto nivel de vida. La Torá nos dice que toda su tierra estaba “Bien regada..cuando el jardín de Di-s”, y se deduce que las cosechas eran abundantes y buenas. Los Sdomitas egoistas no querían compartirlo con otros. Promulgaon leyes para alejar a los de afuera.
Por ejemplo, para poder entar a Sdom, uno tenía que cruzar un río. La gente de la ciudad construyó un puente sobre el río y les cobraban un impuesto de cuatro “zuzim” a aquél que decidiera cruzarlo. Aquél que trataba de cruzar el río nadando, la ley era que debería pagar el doble.
Una vez sucedió que un viajero, ignorante de la costumbres locales, nadó a través del río, tratando de ahorrarse los cuatro “zuzim”. Al querer entrar a la ciudad, los guardias lo pararon.
“Paga la cuota del puente”, le demandaron.
“Pero no usé el puente, nadé a través del río”.
“En ese caso, nos debes ocho “zuzim”.
El extraño se rehusó a pagarlo, y los guardias lo golpearon. Cuando terminaron con el, el herido se arrastró ante el juez y pidió recompensa por su sufrimiento. El juez escuchó con atención a su historia de dolor y luego emitió su veredicto:
“Por haber cruzado el río, debes ocho “zuzim”, como marca la ley. Respecto a los golpes, debes recompensar a los guardias, porque todos saben de los beneficios médicos de algún que otro derramamiento de sangre”.
El Talmud no cuenta que pasó luego con el pobre hombre. Sin embargo, esperamos que se haya ido rápidamente porque cosas peores le hubieran esperado si decidía quedarse más tiempo.

Los Sdomitas proveían casas de invitados en su ciudad, cada una con camas de tamaño normal. Cuando un invitado llegaba, se aseguraban que entraran perfectamente. Si era mas corto que la cama, lo estiraban hasta que entrara bien, y lo mismo viceversa.
Un inafortunado mendigo, una vez llegó a Sdom pidiendo limosna de puerta en puerta. Para su sorpresa, cada uno le daba una moneda.
Alegre, corrió hasta el local más cercano esperando poder comprar un poco de comida. Pero el dueño lo echó rapidamente. Lo mismo ocurría con cada lugar que iba. Al final, el pobre hombre murió de hambre. Los inteligentes Sdomitas, que sabían que esto iba a ocurrir, vieneron rápido a sacarle las monedas, las cuales cada una tenía marcada su nombre.

Ingeniería Social de Sdom
Los Sdomitas no eran mucho mejores con ellos mismos. De hecho, el Midrash no cuenta dos historias las cuales dos mujeres quisieron ayudar a un mendigo y terminaron con la muerte:
Dos sirvientas de Sdom habían ido a buscar agua para tomar y llenar sus jarras. Una niña le preguntó a su amiga: “¿Por qué tienes la cara pálida?”. Ella le respondió: “No tenemos nada para comer en casa, y estamos muriéndonos de hambre”. Su compasiva amiga le llenó su propia jarra de agua con harina, y se la cambió por la jarra de agua. Cuando los Sdomitas de enteraron de esto, la quemaron.
Segunda historia:
Fue anunciado en Sdom: “Aquél que le de pan a un pobre, será quemado en la estaca”.
Plotit, la hija de Lot, que estaba casada con alguien de Sdom, una vez vió a un pobre hombre habriento que no podía pararse. Sintió lástima por el. Desde ese momento, se aseguró de llevarlo todos los días a que tomara agua, y le daba un poco de comida que tenía en su jarra.
La gente se preguntaba cómo el hombre se las arreglaba para vivir. Investigando, descubrieron su acto y prepararon para quemarla. Antes de morir le lloró a Di-s: “Amo del universo, haz justicia de mi parte”. Sus llantos llegaron al cielo, y en ese momento Di-s dijo: “Bajaré y veré si lo que han hecho es tan malo como el clamor que ha llegado a Mi”.

Lo que significa para nosotros
El pecado de los Sdomitas fue debido a su egoismo.
Los Sabios del Midrash nos enseñan:
Aquel que dice: “Lo que es mío es mío y lo que es tuyo es tuyo”, esta es una característica mediana, mientras que otros dicen que éste es el caracter de Sdom.
La actitud de hacer todo para uno mismo, puede parecer inofensiva, pero en estas historias revelan, que en última instancia, conduce a mal verdadero.
Mientras que las ciudades de Sdom han sido dejadas en el pasado, la mentalidad que personificaron está muy viva. Nuestra tarea es destruír esta forma de pensar sustituyéndolo por el amor y la buena voluntad.

Por: Mendy Kaminker

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario