Vaetjanan–”Hashem es todo”

“Hashem es el Di-s, en el Cielo, arriba, y sobre la Tierra, abajo, no hay más”… (Devarim 4:39)

Esta semana leemos el mandato que sintetiza el principio de la Unidad de Di-s1: “Y sabrás hoy, y lo llevarás hacia tu corazón, que Hashem es el Di-s en el Cielo, arriba, y sobre la Tierra, abajo, no hay más”
El reconocimiento de que “Hashem es el Di-s” se subdivide aquí en tres aspectos: 1) “en el Cielo” 2) “sobre la Tierra” 3) “no hay más”.
¿Qué significa “no hay más”?. Explica el Midrash: “Incluso en el espacio del mundo”.
Se pregunta sobre esto2: ¿Cuál es la necesidad de detallar tanto? ¿Acaso se le ocurriría a alguien que hay un Di-s adicional, jas veshalom, que se esconde debajo de la tierra, en las aguas subterráneas o en el espacio, como para requerir de un mandato especial que excluya a esta posibilidad y por ello advierta tan enfáticamente, en términos de “y sabrás… y lo llevarás a tu corazón”?

NO HAY OTRA EXISTENCIA
En las enseñanzas del Jasidismo se explica3, que este versículo tiene como objetivo no sólo negar la existencia de otra divinidad, jas veshalom, sino esclarecernos que no hay existencia alguna fuera de Hashem. El Altísimo es la única y absoluta existencia que hay- tanto en el Cielo, como en la Tierra y también en el espacio.
La percepción del mundo y sus criaturas (luego de haber sido creados por Di-s) como poseedores de una existencia independiente, es una fantasía, producto de nuestra imposibilidad de ver la fuerza Divina que sostiene a toda la existencia. Si pudiéramos ver la verdad, veríamos que todo es Hashem y que Hashem es todo. La creación no posee existencia ni sostén propios puesto que fue creada de la nada. Por ende, toda su existencia – literalmente, cada instante- proviene de la fuerza Divina que la sostiene y llena4. Por lo tanto, la verdad es que “no hay más fuera de Él”5.

LOS COMPONENTES DE LA CREACIÓN
Podría pensarse que sólo “el Cielo”, o sea las creaciones espirituales más elevadas, sólo ellas pueden contener a la Fuerza Divina. Por eso agrega la Torá: “y sobre la Tierra, abajo” que también las criaturas inferiores, las materiales, también ellas están “llenas” de la fuerza del Creador.
Pero tampoco con esto es suficiente, puesto que al fin y al cabo “la Tierra” es mencionada como creación de los Diez Dichos6 con los cuales fue creado el mundo. ¿Pero qué ocurre con las diferentes y múltiples criaturas que existen “en el espacio del mundo”, que no se mencionan en absoluto con relación a los Diez Dichos con los cuales fue creado el mundo?
¿Acaso también ellas están llenas de la fuerza del Altísimo y no poseen existencia propia?. Agrega la Torá y enfatiza: “no hay más”. Hay una sola existencia- “Hashem es el Di-s”.

TODAS LAS ACTIVIDADES
Esta subdivisión existe, simbólicamente, también en la vida de todo hombre. Hay un “cielo” de la persona, su alma Divina. Hay una “tierra”, el cuerpo material, que es el recipiente propio para la luz del alma. Pero también hay un “espacio del mundo”- todos los actos del hombre en el transcurso del día.
Nos dice aquí la Torá que hay que “introducir” a Di-s no sólo en el “cielo”- en la vida del alma, y no sólo “en la Tierra”- en el cuerpo material, sino también en el espacio del mundo- en todos los actos y emprendimientos del hombre. Todo debe estar al servicio y ser un medio para la Santidad Divina, y debe servir para preparar al mundo entero, en todos sus componentes, a ser un recipiente para la revelación de la verdad Divina absoluta, tal como se revelará en la verdadera y completa redención del Mashíaj.

(Likutei Sijot Tomo 29, Pág. 26)

NOTAS: 1.Devarim 4:39 2.Shaar HaIjud VehaEmuná cap.1 3.(Tania III, versión castellana Kehot Sudamericana, pag 15 ) Ahí, cap.6 (pag. 66) 4.Ahí Cap. 2 en adelante (Tania III, versión castellana, pag. 21) 5.Devarim 4:35 6.Ver en Avot Cap. 5 Mishná 1

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario