Toldot –”Volverse ciego pero no difamar”

“y se debilitaron sus ojos de poder ver”…(Bereshit 27:1)

En nuestra Parshá se relata que el Patriarca Itzjak quedó ciego en su ancianidad – “y fue cuando envejeció Itzjak, se debilitaron sus ojos de poder ver”.¿Por qué se debilitó se visión? no es lógico decir que este fue un fenómeno atribuirle sólo a la vejez, puesto que en esa época el hombre a la edad de Itzjak estaba aún con todas sus fuerzas, y no encontramos en otros que enceguecieran a esa edad.
Más aún: previo a esto la Torá relata como el Altísimo lo bendijo2: “y bendijo D`s a Itzjak”. Es seguro que la bendición de Hashem ha de impedir las enfermedades y sufrimientos de la ancianidad, cuanto más un estado de ceguera, sobre al que nuestros Sabios z”l dijeron  “el ciego es considerado como muerto”. ¿Por qué estimas se debilitaron los ojos del Patriarca Itzjak?

LAS BENDICIONES A IAAKOV
Nuestros Sabios z”l traen  al respecto varios motivos. Uno de ellos: “el Altísimo sabia que Itzjak amaba a Eisav y habría de bendecirlo en el futuro. Dijo Hashem: He de debilitar sus ojos para que no vea a quien bendice, para que Iaakov tome las bendiciones”.
O sea, que toda la ceguera de Itzjak estaba destinada a posibilitar a Iaakov tomar de Eisav las bendiciones. Si Itzjak hubiera tenido una visión normal hubiera bendecido a Eisav. Por eso D`s debilitó sus ojos para que no vea a quien bendice, y así Iaakov va a poder recibir de él las bendiciones.

REVELAR LA VERDAD
Pero aquí surge una simple pregunta: para hacer acreedor a Iaakov de las bendiciones, no había necesidad de quitarle la visión a Itzjak. Podía hacerle algo mucho más simple: revelar a Itzjak  la verdadera personalidad de Eisav, que en realidad era un malvado, y entonces Itzjak automáticamente hubiera traspasado las bendiciones a Iaakov!
En realidad, esta revelación no hubiera sorprendido a Itzjak ya que el conocía a las esposas de Eisav que servían ídolos. Es verdad que él pensaba que Eisav no es culpable de su conducta y no podía influenciarlas, pero el tema debía haber despertado algún tipo de duda.
También en el propio Eisav Itzjak notó una condición totalmente lisa, como dijo “ es la característica de Eisav que el nombre del Cielo sea costumbre de su mencionado por costumbre
Siendo así, Hashem podía haberle revelado toda la verdad respecto de Eisav, y entonces no se le hubiera ocurrido bendecirlo.

NO ES UN DENUNCIANTE
La respuesta que D`s no quiere difamar a alguien, ni siquiera a Eisav el malvado.
Así nos cuenta la Guemar, que cuando Ajan pecó en la época de Iehoshùa, Iehoshù pregunto al Altísimo “¿Quién es el que pecó frente a Ti?”. A lo que respondió Hasham: “¿Acaso Yo Soy tu delator!?”. Por ende no tenia D`s posibilidad para impedir que Eisav reciba las bendiciones sino a través de quitarle la vista a Itzjak.
De esto debemos aprender una lección: Si incluso de Eisav el malvado de D`s no está dispuesto a hablar Lashón Hará – malediciencia, cuántas veces más debemos ser cuidadosos de no difamar, D`s libre, a Iehudí alguno, puesto que la entregar la Torá Hashem dijo a cada judío “Yo Soy Hashem tu D`s” 10. y le dio la fuerza para que “Yo Soy Hashem” sea “Tu D`s”, tu fuerza y vitalidad11. Sin duda alguna que hay que ser extremadamente cuidadoso de no hablar Lashón Hará de Iehudí alguno.

(Likutei Sijot tomo 15, pag.211)

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario