Vaielej -”Salir y despertar Iehudim”

Ese día los cohanim se paraban en las afueras de Ierushalaim, con trompetas de oro en sus manos, haciéndolas sonar, congregando así al pueblo en el Beit Hamikdash…

La Parshá de Vaielej nos detalla la Mitzvá de Hakel (congregación del pueblo en Jerusalem). Cuando el Beit Hamikdash estaba en pié, se reunía todo el pueblo ese año, y el rey leía delante de ellos las Parshiot de la Torá conectadas con el tema de “y el pueblo escuchará, y aprenderá y temerá de Di-s”.
El Tosefta (parte del Talmud) describe cómo se llevaba a cabo el acto de Hakel. Ese día los cohanim se paraban en las afueras de Ierushalaim, con trompetas de oro en sus manos, haciéndolas sonar, congregando así al pueblo en el Beit Hamikdash. Y concluye el párrafo diciendo: “el Cohen que no tiene una trompeta en sus manos, parece no serlo”.

REVERTIR EL MAL EN BIEN

Ésta última frase requiere una explicación: el servicio de los Cohanim en el Templo consistía en estar siempre listos para servir. El hecho de hacer sonar las trompetas fuera de Jerusalem, era sólo una preparación para la Mitzvá de Hakel, y no una parte de la misma, entonces ¿por qué semejante expresión? Para comprenderlo debemos primero aclarar cual es la esencia delservicio del Cohen en el Beit Hamikdash. Una de las sus principales tareas era la de ofrendar el Ketoret (incienso). Maimónides explica que esta ofrenda cumplía la misión de quitar los malos olores y convertirlos en agradables aromas. Se entiende que esto también se refiere, como explica el Zohar, que el Ketoret borraba los restos de impurezas del ietzer hará (instinto del mal).

SIETE AÑOS DE PREPARACIÓN

El Ketoret se preparaba con hierbas que no eran aptas para ser comidas por la persona. Inclusive dentro de ellas se encontraba la “jelbená”(gálbano), que tenía un aroma desagradable. Ella representa a las actitudes deshonrosas y la Guemará opina que se refiere a los malvados. El servicio de los Cohanim consistía en tomar estos elementos despreciables y elevarlos en santidad.
El acontecimiento que mostraba plenamente el servicio de los Cohanim era el Hakel. Ellos, que se habían dedicado durante los últimos siete años a elevar los elementos del mundo para santidad, se consagraban ahora a la elevación de todo Am Israel, a un nivel espiritual mayor.

LA MISIÓN DEL IEHUDÍ

De eso se trataba también la prueba que debía pasar el Cohen, si sentía que éste era su cometido, y salía a congregar al pueblo, demostraba su autenticidad como sacerdote. En cambio, si permanecía en su hogar, y no se preocupaba por el resto de los Iehudim, no parecía serlo.
En realidad, cada judío es considerado un Cohen, como dice la Torá: ”
Ustedes serán para Mí un reino de Cohanim”, y entonces la misión de cada judío, especialmente de aquellos que tienen influencia sobre otros, es de salir a las afueras de la ciudad, despertar al pueblo con las “trompetas”, y elevarlos a un nivel superior al que se encuentran, en el cumplimiento de las Mitzvot, hasta que se cumpla lo escrito: ” Y cuidarán de hacer todas las palabras de esta Torá”

Likutei Sijot, tomo 14, pag 127

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario