Nitzavim-Vaielej “Los mundos superiores están a la espera del hombre”

“Este es el día del comienzo de Tu obra” (Plegaria de Rosh Hashaná)”

Rosh Hashaná destaca la importancia de la acción del hombre. Rosh Hashaná es llamado1, “el día del principio de Tu obra”, y fue fijado en el día de la creación del hombre, el 1ero de Tishrei, sexto día de la creación, y no el 25 de Elul, cuando fueron creados los cielos y la tierra. Esto deja en claro que la creación alcanza su plenitud sólo cuando es creado el hombre y éste comienza a servir a Di-s, tal como hizo Adam2, al proclamar: “vengan, arrodillémonos e inclinémonos, doblemos nuestras rodillas ante Hashem nuestro hacedor”3 En esto consiste Rosh Hashaná. Es el día en el cual todos nosotros nuevamente aceptamos el Reino del Altísimo, y nos entregamos a servirle con corazón íntegro. Esta renovada aceptación del Yugo Celestial es la que genera el flujo de la bendición para todo el año que se inicia.

CUAL ES EL OBJETIVO

La importancia del trabajo espiritual del hombre se hace mucho más destacable a la luz de los comentarios de las enseñanzas Jasídicas sobre el objetivo de la creación de este mundo inferior. Cuando observamos a este mundo y su degradación espiritual, surge la pregunta, con qué objetivo Hashem creó un mundo de este nivel. Por encima de este mundo existe toda una línea de mundos espirituales Divinos, entonces, ¿cuál es la necesidad de crear también a este mundo inferior, material y burdo? Explica el jasidismo4, que el objetivo de la creación de este mundo inferior no es en aras de los mundos superiores espirituales, ya que también ellos implican un descenso de la Divinidad. Si el objetivo está en esos mundos superiores, nuevamente ha de presentarse el mismo interrogante sobre ellos mismos: ¿con qué objeto descendió la luz Divina e Infinita a esos mundos, que no tienen punto de comparación con la luz Divina Infinita?

LO PRINCIPAL ESTÁ AQUÍ
La respuesta es que el objetivo de la creación se encuentra justo en el final del camino, en el punto más bajo de la “cadena de los mundos”, en este mundo inferior. Más aún: todos los mundos superiores no fueron creados sino para que pueda concretarse el objetivo de la creación aquí abajo, en nuestro mundo terrenal. Este objetivo de la creación se logra a través de la labor espiritual del hombre. Cuando los hombres aceptan sobre sí el Yugo del Altísimo y ejecutan Su Voluntad de estudiar Torá y cumplir los preceptos, con ello asientan la Presencia Divina aquí abajo y concretizan el objetivo de la creación, que es “Hashem deseó poseer una morada en los (mundos) inferiores”5.

REINA SOBRE EL MUNDO

El objetivo se logrará en su integridad más perfecta en la época de la redención mesiánica, como se explica en el Tania6, que “los días de Mashíaj… son el objetivo y la perfección de la creación de este mundo, para el cual fue creado desde un principio”.También esto encuentra expresión en Rosh Hashaná, puesto que en la oración de este día, pedimos por la perfección del mundo en la época de la redención: “reina sobre el mundo todo con Tu Gloria”, “revélate con el esplendor de la alteza de Tu poderío sobre todos los habitantes de Tu Tierra”, y similares. De todo esto puede entenderse la extraordinaria fuerza que radica en la acción del hombre. Todos los mundos superiores y todas las generaciones pasadas a partir de la creación del mundo, precisan y esperan a la acción espiritual de Torá y Mitzvot de un judío aquí en este mundo inferior. Y es justamente esta labor la que trae consigo la bendición del Altísimo, para un año bueno y dulce, material y espiritualmente.

(Torat Menajem, Hitvaaduiot Tomo I, Pág. 34)

NOTAS: 1.De la Tefilá de Musaf de Rosh Hashaná 2.Zohar, parte 3, fin Parshat Emor 3.Tehilim 95:6 4.Tania Cap. 36 5.Tanjumá Nasó 15 6.Tania Cap. 36

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario