Repetición de la Amida

La costumbre en el Bet Hakneset es que en el momento de los rezos, el Jazán (conductor del rezo) y el público sigan juntos el orden de la Tefilá. Esto significa que con la culminación de cada capítulo esperamos al Jazán para continuar y cuando éste termina una bendición respondemos Amen. Este proceso se repite a lo largo de todo el rezo con excepción de la Amida en la que solo el Jazán repite íntegramente la Amida.
¿Cuál es el motivo? Los sabios decretaron que el Jazán repita la Amida para que aun aquel judío analfabeto, respondiendo el Amen a cada bendición cumpla con la Amidá tal como si él mismo la hubiere recitado.
Por ello él debe estar parado en la actitud correcta de aquel que se encuentra en la Amida (por Ej. dar los tres pasos al inicio y al final).

De aquí vemos el profundo amor que expresan nuestros sabios por cada judío, aun por aquel que es ignorante y simple que ni sabe leer. Ellos instauraron que toda la congregación deba esperarlos para que ellos también puedan participar y ser uno mas como todos. Esta regla se cumple aun si sabemos que todos los que participan en este momento del rezo son letrados y rezaron junto con el Jazan, sólo por si un analfabeto entrara sin ser advertido y por vergüenza no pidiera que la Amida sea repetida, por este hipotético Iehudi se justifica la repetición en todos los casos.
No obstante cabe aclarar que en el caso del Shemá Israel, por ser un precepto en sí mismo y debe ser recitado por la mañana y por la noche, sólo se cumple si cada uno lo pronuncia.

por el Rab. Feigelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario