Los Tefilín IV

Di-s nos concedió la posibilidad de conectarnos a El por intermedio de los Tefilín. Este precepto material encierra en si un profundo significado espiritual y es en virtud del cumplimiento de su voluntad, que nos podemos conectar a El en una conexión que trasciende las fuerzas humanas.

Por este motivo, es fundamental que nos cercioremos que los Tefilín sean revisados aun a la hora de comprar unos nuevos, verificando de este modo que fueron confeccionados acorde a la voluntad de Di-s.

Ya que el control de los Tefilín requiere de un estudio avanzado y no es posible explicar todas las leyes y requisitos necesarios para que cada uno lo haga por si mismo. Aconsejamos hacerlos verificar por un Sofer (escriba) profesional autorizado.

Existen algunos detalles en los Tefilín, que los pueden inhabilitar y que nosotros mismos podemos detectar y corregir por nuestra cuenta o bien hacernos saber que debemos mandarlos a corregir.

Una de las leyes que Moshé Rabeinu recibió en el monte Sinai es, que las Retzuot (correas) deben ser negras (las cajas es mejor que también lo sean, aunque no es tan importante como en el caso de las Retzuot).

Otro detalle que puede inhabilitar al Tefilín y que podemos chequear por nuestra cuenta consiste en verificar que las cajitas sean cuadradas, tanto el Tefilín de la cabeza como el de la mano, su costura y base.

Cuando detectamos que las Retzuot se gastaron en algún punto podemos (si contamos con la tinta Kasher correspondiente) retocarlo nosotros mismos mencionando que lo hacemos para la santidad del cumplimiento del precepto de los Tefilín. Cuando detectamos que las cajas no son cuadradas, debemos recurrir al Sofer para que las encuadre. En el caso de la costura, si sólo se rompió una costura, puede ser usada aunque debemos inmediatamente entregarlos al Sofer para que la vuelva a coser (ya que se requiere de un hilo especial hecho de tendón de animal).

por el Rab. Iosef  Feiguelstock

1 comentario

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario