Bircat Hamazon

En el número 356 estudiamos que antes de comer debemos pronunciar una bendición. En esta oportunidad veremos lo concerniente a la bendición posterior a las comidas, con la que agradecemos al Todopoderoso por el
beneficio que obtuvimos del alimento.
Luego de haber comido pan, debemos recitar 4 bendiciones (en el Sidur Tehilat Hashem Págs. 88 al 94), en el caso de tortas, galletitas, pastas y cereales hervidos (aquellos sobre los cuales pronunciamos la bendición de Boré Mine Mezonot) debemos pronunciar la bendición de Al Hamijiá (Pág. 94). Para el vino o jugo de uva debemos recitar el Al Haguefen (Pág.94). Por los 5 frutos con los que fue bendecida la Tierra de Israel que son: Uva, Higo, Granada, Aceituna y Dátil recitamos la bendición de Al HaEtz (Pág.94). Por el resto de los alimentos debemos concluir con la bendición de Boré Nefashot (Pág.95).
Al pronunciar la bendición final por los alimentos estamos reconociendo, no solamente que Él nos creó con nuestras necesidades básicas y elementales, sino también la posibilidad de obtener variedad y satisfacción al saciarlas.

por el Rab. Iosef Feigelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario