Netilat Iadaim II

¿En que ocasiones debemos hacer Netilat Iadaim?
En el Shulján Aruj Cáp. 4 se mencionan las siguientes situaciones. Cabe aclarar que para éstas, sólo bastará con lavarse una mano por vez.

Estas son: quien salió del baño (incluso que no haya hecho sus necesidades), quien salió de una casa de baños (si no tomó un baño), quien se cortó las uñas, el pelo, quitó los zapatos con la mano, tocó partes del cuerpo que suelen estar cubiertas, se rascó la cabeza, tocó un piojo y quien donó sangre.

Por las siguientes situaciones deberá lavarse tres veces (alternativamente): quien se levanta de dormir una siesta, tomó un baño, mantuvo relaciones maritales, estuvo en el cementerio o acompañó o atendió a un muerto.
Antes de comer pan debemos también lavarnos las manos, pero en esta oportunidad lo haremos de la siguiente manera: llenaremos el recipiente sosteniendo la jarra con la mano derecha (si somos diestros) y luego la pasaremos a la mano izquierda. Volcamos dos veces sobre la mano derecha, luego pasamos la jarra a la mano derecha y vertimos dos veces sobre la mano izquierda. Por último frotamos las dos manos, las levantamos a la altura de la cabeza y decimos la bendición de “Al netilat iadaim”. De contar con poca agua alcanzará con lavarnos una vez por mano. Hay quienes acostumbran a lavarse tres veces en cada mano.

En todos los casos debemos procurar que el agua alcance toda la mano hasta la muñeca. Por ello, debemos controlar que nuestras manos estén limpias y no haya manchas de pintura, etc, en ellas. También debemos controlar debajo de las uñas en donde suele acumularse suciedad. Es mejor si no se usa esmalte en las uñas, dado que sería considerado una interrupción entre el agua y la mano, pero si el esmalte está bien aplicado sobre las uñas (que no haya partes salidas) y es del color de su preferencia, esta permitido en segunda instancia. Quien por razones médicas, deben pasar un esmalte de uñas medicamentoso, podrá lavarse las manos y no se considerará interposición.
Respecto al lavado de las manos está escrito en la Guemará (Shabat 62:b) “Quien lava sus manos con muy poca agua, llega a la pobreza. Quien llena las manos con mucha agua, Hashem le dará con manos llenas de bendición”

por el Rab. Iosef  Feigelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario