Diezmo III

¿Se puede tener provecho del dinero que destinamos al Diezmo?

La respuesta es que sí, pero con la condición de que en el momento de tomar el compromiso lo hayamos manifestado expresamente que la donación que haremos será con dinero del diezmo. Pero si en el momento de comprometernos a algún aporte no tuvimos la intención de que los fondos provendrían de nuestro diezmo, entonces este compromiso se convirtió en una deuda. Y está prohibido pagar nuestras obligaciones con dinero del diezmo.

¿Como es que podemos tener provecho personal del dinero destinado a la caridad?

Cuando se venden las ‘Aliot’ en la sinagoga, el dinero a recaudar será destinado al bien publico (que es considerado también como caridad). El beneficio a obtener será entonces el ser honrado con subir a la Torá. Por lo tanto si en el momento de dar mi oferta, estaba claro que los fondos provendrían del diezmo, estará permitido. Este mismo criterio se aplicará cuando nos disponemos a donar para la construcción de un espacio para el estudio de la Torá o al bien publico (de aquellos que se encuentran en la lista de los permitidos) y lo honran con una linda placa en memoria de algún pariente o incluso con el de su propio nombre. Otro ejemplo sería donar libros de Torá y Tefilá a instituciones y queremos que nuestros nombres o de los de nuestros seres queridos figuren, al igual que dedicarlos a la memoria de nuestros parientes.

Si bien tenemos permitido ‘disfrutar’ del dinero que damos para el diezmo. No obstante nuestros Sabios estipularon diferentes niveles en el cumplimiento en la Mitzvá de dar caridad: a) Quien dona sabe a quien lo recibe, b) quien da no sabe quien recibió la ayuda, c) el pobre no sabe quien lo ayudo y d) ni el donante como el pobre saben el destino y el origen del dinero. Este último es el modo más apropiado de dar caridad.

por el Rab. Iosef  Feigelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario