Diezmo II

¿Que destino le podemos dar a nuestro diezmo?
Tal como dijéramos en el número I, el diezmo debe ser entregado al pobre. La Torá establece un orden de preferencias a la hora de presentarse delante de nosotros varios pobres y no nos es posible satisfacer las necesidades de todos. Antes que nada están las necesidades de nuestros padres, hijos, hermanos, parientes, vecinos, pobres locales, pobres de la tierra de Israel y por último los pobres de otras ciudades.

Cuando nos referimos al orden de importancia y establecemos que nuestros propios padres están antes que nadie, estos es ante la misma necesidad entre los necesitados. Quiere decir que si nuestros padres requieren de una empleada domestica y otro pobre que nos pide, lo hace para poder pagar el alquiler de su vivienda que de no ser cubierta quedará desalojado y en la calle con su familia. Obviamente debemos regirnos primero por un orden de necesidad y luego por orden de parentesco.

Todos los gastos de nuestros hijos menores no podrán ser descontados del diezmo ya que entran en carácter de gastos privados. Así como cuando nos referimos a padres o hermanos lo hicimos en referencia a personas independientes de nuestra responsabilidad de manutención y son mayores, así mismo cuando nos referimos a la ayuda de nuestros hijos lo hacemos en referencia a nuestros hijos que son independientes y son mayores de edad.

¿A que edad consideramos que nuestros hijos son mayores de edad?
Si bien existen divergencias entre los Sabios entre quienes dicen que es a los 6 años, o 12/13 (bat o bar mitzvá), el consenso es de tomar la edad de 21 años o cuando se independizan aunque esto suceda antes de los 21.
No obstante quien por sus limitados ingresos no pudiera cumplir con el diezmo puede apoyarse en aquellas opiniones que contemplan 12/13 o en un caso extremo basarse en la opinion de que la mayoría se adquiere a los 6 años de edad.

En el caso de quien (Di-s nos libre) tenga niños discapacitados que no pueden valerse por si mismos, no serán considerados mayor de edad incluso luego de los 21 años. Por ello los gastos de alimento, salud y vivienda estarán siempre a cargo de los padres.

por el Rab. Iosef  Feigelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario