Ahavat Israel VII

Alejate de la mentira:

En el número anterior estudiamos que no se puede difamar a nuestro prójimo aunque lo que digamos de él sea verdad. Ya que aun la verdad debe ser ocultada cuando esto dañe la imagen de nuestro compañero.
En el noveno de los Mandamientos la Torá nos dice: “No atestiguarás en falso” (Shemot 20:13 y Devarim 5:17) Está escrito también (Shemot 23:7): “De la mentira, aléjate”, vemos que cualquier tipo de mentira o falsedad está totalmente prohibida por la Torá. Aun si decimos la verdad pero agregamos un detalle que no lo es o simplemente agrandamos las cosas, esto también está prohibido.
En ciertas oportunidades decir una verdad de nuestro prójimo lo puede afectar de un modo más negativo, que si hubiésemos mentido respecto a él, por lo siguiente: a) En el caso de una mentira, la persona que mintió puede retractarse, pero con una verdad maliciosa, aunque luego se retracte, el daño no se repara dado que lo que dijo fue verdad; b) En el caso de una mentira, a veces el damnificado puede encontrar pruebas y defenderse, mientras que ¿Cómo lo haría si el testimonio fue verdadero? y c) La verdad generalmente es mayormente aceptada, más aun que con las mentiras y como está escrito en el Talmud: “La mentira involucra a dos, quien la dice y quien lo cree, mientras que cuando la difamación es sobre un testimonio verdadero, involucra a tres, a quien lo dice, quien lo cree y sobre quien se está hablando”

por el Rab. Iosef   Feigelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario