¿Quien teme del Beit Hamikdash?

Sólo con echar un vistazo al Calendario Hebreo y al contenido de las Plegarias, nos es posible evaluar el rol central que juega el Beit Hamikdash en la vida judía. A lo largo de tres semanas al año, guardamos duelo por su destrucción. Al concluir cualquiera de las Plegarias de Amidá (parte más importante del rezo diario) agregamos: “que se reconstruya el Beit HaMikdash muy pronto en nuestros días”. Al terminar el Seder de Pesaj pedimos: “El año próximo en Jerusalem”, indicando que el Templo esté reconstruido y podamos traer el Korbán Pesaj allí.

Su importancia deriva principalmente del hecho que muchísimos preceptos están conectados con el Templo. Normalmente se habla del cumplimiento de los 613 preceptos, sin embargo en este momento sólo podemos llevar a cabo un tercio de ellos, ya que la mayoría de ellos está relacionada directamente con el Beit HaMikdash.
No sólo se trata del lugar donde se sirve a Di-s, sino además es el sitio donde se revela la Divinidad. Una de las Mitzvot es la peregrinación, es decir, llegar al Templo tres veces al año, no exclusivamente para mostrarse ante Di-s, sino además para “ver” la Presencia Divina. La Mishná describe diez milagros que se producían con frecuencia en ese lugar. Cada persona que llegaba allí podía ver cómo las reglas de la naturaleza se alteraban. No le era necesario tener fe- todo estaba revelado ante sus ojos.
Todos podían ver que la Presencia Divina moraba sobre el pueblo de Israel, y a partir de él la luz se expandía a todos los pueblos del mundo.

Así sucedía en la época del Primero y Segundo Templo. El Tercer Beit HaMikdash será infinitamente más elevado. Si bien ambos Templos fueron destruidos por los pueblos del mundo, la situación del Tercero será completamente distinta. Los gentiles lo cuidarán y verán al Templo como lo más precioso.
Dicen nuestros Sabios que “si los pueblos del mundo hubieran sabido cuánta bendición y abundancia recibían a través del Beit Hamikdash, no sólo que no lo hubiesen destruido, sino que lo hubiesen rodeado con una muralla humana para custodiarlo”. Cuando se reconstruya el Tercer Templo los gentiles percibirán este hecho y por lo tanto se convertirá en el centro sagrado de toda la humanidad.

Existen diferentes opiniones acerca de cómo se construirá el Tercer Beit Hamikdash. Algunos dicen que será producto de la unión del trabajo del hombre con el del Cielo. De lo que no existen dudas es de que somos nosotros quienes debemos preparar el terreno espiritual, estudiando y desarrollando el conocimiento de sus leyes, como preparación para su pronta reconstrucción, muy pronto en nuestros días.

Menajem Brod (Israel).

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario