Honestidad

Existe un concepto popular que dice: “No me importa lo que piensen los demás, lo importante es que yo sé que lo que estoy haciendo está bien” Pero ¿Cual es la óptica de la Torá?

Está escrito en (Bamidbar 32:22) “…y serán limpios delante de Hashem e Israel…”. La Torá estaba narrando respecto a las batallas que se estaban dando en el proceso de conquista de la Tierra de Israel. Luego de conquistado el este del río Iarden, faltando entrar al lado oeste, las tribus de Reuben y Gad solicitaron a Moshé quedarse al este del Iarden para recibirla como su herencia en la tierra de Israel con la condición de participar en todas las batallas que aun quedaban para conquistar Israel. En estas instancias Moshé acepta la propuesta con la advertencia de que cumplirán la condición a los ojos de Hashem y del pueblo de Israel.

Nos podríamos preguntar. Si ya debían comprometerse a los ojos de Hashem, ¿que agrega el tener también que cumplir frente a los ojos de Israel? La respuesta es que a pesar de que estemos actuando correctamente delante de Hashem, no obstante la Torá nos ordena que nuestros actos sean avalados también por la sociedad que nos rodea.

Mismo que Hashem conoce nuestras emociones, pensamientos y todas nuestras acciones incluso las más ocultas son reveladas frente a El y la sociedad que nos rodea no puede llegar a saber la verdad respecto de ellas, la Torá no determina que nos es suficiente que Hashem me juzgue y sepa que soy inocente, también nuestras acciones deberán ser correctas frente a jueces humanos que dictaminan en base a pruebas físicas y testimonios presentados por individuos y no tienen los medios para conocer nuestras emociones y pensamientos. Aun que de parte de los jueces y testigos existe tal limitación, no obstante Hashem ordenó en la Torá, que nosotros seamos juzgados por seres humanos y que podamos salir de un eventual juicio libres de todo cargo y que podamos demostrar a los demás que todas nuestras acciones fueron honestas y correctas.

Vemos claramente que debemos ser cuidadosos para que todos nuestros actos sean vistos por los demás como hechos buenos y honestos.

por el Rab. Iosef  Feigelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario