La salud II

Una regla fundamental para la salud es: caminar o hacer un trabajo o ejercicios y luego comer, como está escrito: “con el sudor de tu frente comerás pan” y está escrito también: “y el pan de la vagancia no comerás”.

Otra precaución es la de aflojar su cinturón a la hora de sentarse a comer. Luego de finalizar no debemos realizar trabajos o ejercicios hasta que transcurra por lo menos una hora. Tampoco deberá ir a dormir, bañarse, donar sangre o mantener relaciones enseguida después de comer.

La mejor hora para sentarse a comer es cuando tenemos un verdadero deseo de comer. Para darnos cuenta de si nuestro deseo es genuino, debemos prestar atención a nuestro hambre, ¿queremos comer cualquier cosa o una comida en particular?

Una persona sana debe comer dos veces al día, quien su salud es precaria debe comer poca cantidad pero más veces al día. Es una buena medida el saltear una comida a la semana, para dejar al estómago descansar. El mejor momento para hacerlo es la tarde del viernes.

Es muy importante desayunar a la mañana con un alimento equilibrado, sano y liviano. Preferentemente si incluye granos y vegetales.

Al beber líquidos debemos cerciorarnos que sean límpidos y frescos. No obstante si la persona está cansada y transpirada como consecuencia de un esfuerzo físico, no es aconsejable beber bebidas frías.

No es saludable ingerir líquidos antes de comer ya que esto enfría el calor del estómago. Sólo lo hará limitadamente durante la comida y luego durante el día.

por el Rab. Iosef  Feigelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario