La salud

La Torá nos ordena cuidar nuestra salud como está escrito: “Y cuidarán mucho sus vidas” La persona no puede dedicarse al estudio de la Torá y a la meditación cuando su salud está en una situación precaria. Por este motivo es fundamental el cuidado de nuestra salud.

¿Que cuidados nos recomiendan nuestros Sabios?
El Creador instauró en la persona un calor corporal natural, cuando este desaparece, la vida concluye. Los alimentos son la fuente de tal calor. Para poder cumplir con tal objetivo, es decir procurar mantener latente este calor, debemos como primera medida antes de tragar, masticar bien la comida. El contacto de los alimentos con la saliva y posteriormente con los jugos y ácidos gástricos en el estómago se encargarán de disolver y liberar la energía que contienen los alimentos. Los excedentes, el organismo debe liberarlos, de no hacerlo esto acarreará graves complicaciones en la salud. De aquí que la digestión es un proceso clave en el cuidado de nuestra salud.
Una buena absorción se logra evitando comer con exageración alimentos de difícil digestión. Llenar el estómago causa un exceso de esfuerzo en el estómago impidiendo que este realice los movimientos necesarios. Por tal motivo debemos comer hasta saciarnos pero concluyendo cuando aun tenemos deseo de continuar. Nuestros Sabios nos advierten que la mayoría de las enfermedades que padecemos son causadas por el exceso de comida (aunque estas sean saludables) El rey Shlomó dijo: “quien cuida su boca y su lengua estará previniendo el sufrimiento de su cuerpo y de su alma”

por el Rab. Iosef  Feiguelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario