Soltero Vs. Casado

¿Que es mejor, casarse y tomar todas las obligaciones y responsabilidades que ello requiere (mantener la familia, educar a los hijos) y tener el contorno familiar o estar soltero, libre de responsabilidades pero solo?

La respuesta a este interrogante la encontramos en las palabras de la Torá: “No es bueno que esté el hombre solo, le haré una ayuda frente a él”. Inmediatamente Di-s dividió a Adam en dos, cubriendo el corte con piel y con la otra mitad hizo a la mujer y se la presentó a Adam. Dijo Adam, ella es hueso de mi hueso, carne de mi carne, por eso la llamaré ISHA (mujer) porque del hombre ella fue tomada. “Por ello un hombre dejará a sus padres y se unirá a su mujer y serán una sola carne“ (Gen. 2:18 a 24).

Queda claro entonces que la intención Divina es que el hombre debe estar casado.

Cuando Di-s creó al mundo, lo hizo con la cualidad de bondad, como está escrito (Salmos 89:3): “El mundo con bondad fue creado…”. Esto significa que el hombre (como parte de la creación) necesita recibir y brindar bondad. El hombre tiene muchas necesidades: alimento, vestimenta, salud, vivienda etc. Al ser que somos incapaces de fabricar o producir todo lo que precisamos para vivir, debemos relacionarnos con nuestro prójimo. Aprendemos una profesión o trabajo y lo brindamos, intercambiándonos entre todos, para así poder satisfacer nuestras necesidades. De esta manera recibimos bondad y la retribuimos, sólo que se produce a través del dinero (por ej.) como agente unificador. En el núcleo familiar esta interacción de bondad se produce en otro marco, en donde el dinero no es el factor recíproco sino el amor.

por el Rab Iosef  Feiguelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario