Soltero Vs. Casado IV

Es comprensible que al ser que el hombre y la mujer distintos biológicamente tengan necesidades diferentes y al tratarse de dos individuos también deseos distintos. Por este motivo, una buena comunicación es fundamental para poder comprender mejor a nuestra pareja y poder comprender así sus necesidades y deseos. Entonces es muy importante que nos comuniquemos con tranquilidad, con respeto, sin levantar la voz, etc. Es primordial estar dispuestos a ceder ante las inquietudes del otro, y no recriminarnos ni llevar las cuentas de cuantas veces lo hemos hecho, pero es importante que esta conducta sea reciproca.

Dijeron nuestros Sabios, el respeto a la esposa trae bendición y riqueza al hogar. Donde hay paz, hay bendición, en donde hay pelea y discusión se lo pierde todo.

Cuando surge una discusión, por ejemplo respecto a una suma importante de dinero que el reclama que ella malgastó, antes de irritarnos y agredir a nuestra esposa, debemos pensar que de ofenderla y maltratarla no sólo estaremos perdiendo la suma de dinero en discusión, sino también perderemos la paz, la armonía, el amor y por sobre todo la bendición y la riqueza en nuestro hogar.

En cambio expresar la opinión con amor y cariño reprocharle el error cometido pero a la vez demostrándole que la queremos y aceptamos con sus errores, pidiéndole que se esfuerce en no repetir el error, traerá unión y fortalecerá nuestro matrimonio.

Este ejemplo no pretende determinar que el marido es el que decide autoritariamente respecto a la distribución de nuestros ingresos, por supuesto, que es un tema a tratar de a dos.

por el Rab. Iosef  Feigelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario