Soltero Vs. Casado III

El cumplimiento de las leyes de la inmersión ritual como culminación de la cuenta de los siete días limpios, facilitan a la pareja lograr un feliz matrimonio.

También la Torá recomienda otras conductas indispensables para alcanzar un matrimonio exitoso, una de ellas consiste en el respeto mutuo.

Dice Maimónides (Ishut Cap. 15 Halajá 19 y 20) “Una persona debe respetar a su esposa más que a si mismo, amarla como a si mismo, si tiene mucho dinero debe aumentar en atención de su esposa, no imponerle un temor excesivo, dirigirse suavemente cuando habla con ella, y no ponerse triste ni nervioso”

Por otro lado ella debe respetarlo por demás, debe dirigirse a su marido tratando de satisfacerlo y considerarlo como si fuese el rey del hogar, tal como él la considera la reina de la casa.

Una pareja se dirigió a lo de un rabino para consultar por el problema que aquejaba a su matrimonio. Ella argumentaba que su marido no la trataba como a una reina y no la respetaba como a sí mismo. El por su lado se quejaba que ella no lo consideraba como a un rey, ni que cumplía con su voluntad. Ella reclamaba de que manera él exige de mí si el no cumple con su parte, mientras que él argumentaba lo mismo de ella. Explico el rabino, que nuestra tarea en el hogar no es la de vigilar y controlar que el otro cumpla con su parte, por que de este modo se sentirán controlados y vigilados. Cada uno debe cumplir su parte incondicionalmente sin esperar que el otro cumpla lo suyo. Es claro que cada uno debe comportarse acorde a las directivas de la Torá para así de este modo alcanzar un matrimonio feliz.

por el Rab. Iosef  Feigelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario