La Jupá V

Todos vimos algunas vez como el novio pisaba un vaso de vidrio debajo de la Jupá. Pero… ¿Cuál es el motivo?

Una vez terminada la Jupá, concluida las berajot (bendiciones) y los novios bebieran del vino, se procede a romper un vaso de vidrio. El motivo es para que de esta manera recordemos la destrucción del Santo Templo de Jerusalén. El casamiento es indudablemente uno de los momentos más felices en la vida, ya que de esta manera estamos construyendo una familia que en definitiva es la base del pueblo y por consecuencia un hecho alegre para Am Israel. Es por ello que la alegría no puede estar completa cuando falta el Beit Hamikdash. El Templo es el lugar de morada de la Divinidad en el pueblo de Israel y el casamiento es la continuidad de la Divinidad en Am Israel. Por ello no puede existir una alegría completa, sino cuando estén ambos.

En los términos de la ley, el casamiento consta de dos partes: Erusim y Nisuim.

Erusim es cuando el novio le da el anillo a la novia y declara: “He aquí que tu…”. Nisuim es cuando el novio lleva a la novia a su hogar. Por este motivo ni bien culmina la ceremonia de Erusim (debajo de la Jupá), la pareja técnicamente está casada y consagrados el uno al otro, no obstante la unión no está completa sino hasta después del Nisuim. Entonces, después de la Jupá, el novio lleva a la novia al Jeder Ijud (un cuarto privado), que cumple la función de ser su ‘hogar’.

Al respecto existen diversas costumbres, hay quienes acostumbran a practicar el Nisuim luego de la fiesta, una vez que ambos se dirigen a su nuevo hogar. Otros lo hacen inmediatamente luego de la Jupá y antes de la fiesta, para que de este modo el novio y la novia festejen y se alegren a solas y luego agranden su alegría compartiéndola con todos los invitados.

por el Rab. Iosef  Feigelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario