Jupá Vs. Civil

¿Por que debemos casarnos por Jupá?

El concepto de matrimonio se remonta al tiempo mismo de la creación, cuando Hashem creó  Adam y a Eva. Las leyes matrimoniales antes de la entrega de la Torá en el monte Sinaí, fueron un tanto distintas a las que conocemos actualmente. En esos tiempos el hombre llevaba a su elegida a su hogar y se comprometían mutuamente a convivir como marido y mujer. Mientras tanto el divorcio se concretaba cuando uno de los dos abandonaba el hogar y declaraba que a partir de entonces quedaba en vigencia el divorcio. Cuando Hashem entregó la Torá, nos santificó con sus preceptos y nos ordenó (entre otras cosas) las leyes relativas a la Jupá.

Estas implican que desde ahora el hombre, antes de llevar a su elegida a su hogar, deberá entregarle un anillo u otro artículo de valor frente a dos testigos y declarar públicamente: “Con este anillo quedas consagrada a mi conforme a la ley de Moshé e Israel”, y el recitado de las correspondientes bendiciones con la consiguiente firma de la Ketubá. Para el divorcio se debe escribir un documento llamado Guet ante un tribunal rabínico y entregarlo a ella (si la pareja se divorcia sólo por civil, seguirán casados con todo lo que ello implica ante Di-s y conforme las leyes de la Torá).El casamiento y divorcio por civil corresponden a las leyes tal como eran antes de la entrega de la Torá, mientras que nosotros por haber sido consagrados con los preceptos en el monte Sinaí debemos cumplir con lo estipulado en la Torá.

por el Rab. Iosef  Feigelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario