Anticocepción I

Como mencionáramos anteriormente, es un mandamiento positivo de la Torá el tener hijos. No obstante existe la posibilidad de postergar esta Mitzvá a la espera de un momento más adecuado, generalmente cuando la salud de la mamá así lo exija. Vale decir postergar el embarazo cuando existan riesgos de salud que comprometan a la progenitora.

Vemos, que de algún modo debemos evitar la concepción, pero debemos saber que NO todos los métodos son válidos. Debemos saber que la Torá prohíbe la emisión de semen en vano, y es por este motivo que murieron Er y Onan (ver Bereshit 38:7-10). Por ello todo anticonceptivo que retenga el semen está totalmente prohibido, aún en caso de existir problemas salud. No obstante aquellos que ponen barrera en el cuerpo de la mujer, están permitidos. El empleo de medicamentos estaría permitido, con el uso adecuado y por consejo del profesional que mida los riesgos.

Todos estos cuidados deberán ser momentáneos, tal que cuando la salud de la mujer lo permita, inmediatamente puedan ser discontinuados. Por este motivo cualquier sistema definitivo está totalmente prohibido. Dañar cualquier órgano del cuerpo, incluyendo los reproductores, queda terminantemente prohibido por la Torá (Vaikrá 22:24).

Para definir en que casos está permitido el uso de los anticonceptivos, conviene consultar con el médico y un Rabino Ortodoxo en conjunto.

por el Rab. Iosef  Feigelstcok

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario