Todo sobre leche y productos lácteos kosher

Leche y Productos Lácteos
La Tierra de Israel es frecuentemente referida como “La Tierra de Leche y Miel”, refiriéndose a la eterna bendición de Di-s por su generosidad terrenal. De hecho, leche, manteca y queso han sido asociados tradicionalmente con los buenos tiempos y con la fortuna. Las leyes de dieta Kasher permiten el consumo de todos los productos lácteos que vienen de un animal kasher que ha sido ordeñado y preparado bajo la supervisión de un judío observante. Para que permanezca Kasher, el producto lácteo no debe contener ningún aditivo no kasher ni ingredientes no kasher, ni deben comerse ni cocinarse con carne o productos de carne ni utensilios de carne. Por lo tnaot, durante su manufactura y proceso de cualquier producto lácteo, expertos en supervisión Kasher se requieren para asegurar que no se haya agregado ni aditivos ni leche no kasher, y que todo el equipo, incluyendo cubas, pasteurizadores, tanques transportadores, etc, hayan sido debidamente lavados y kasherizados antes de cada partida de lácteos kasher.
Muchos productos lácteos, especialmente quesos duros, contienen enzimas, estabilizadores, o saborizantes que se originan de fuentes de carne no kasher. Por lo tanto, es imperativo buscar un sello de Kasher de una agencia de certificación Kasher reconocida en el paquete antes de comprar productos lácteos, especialmente quesos.

¿Qué es considerado lácteo?

Leche y toda comida derivada es considerado “lácteo”. Esto incluye manteca, quesos crema y amarillos, yogures, etc. Incluso cuando una pequeña cantidad de producto lácteo se le agrega a otra comida, la comida toda se transforma en láctea.

Mezclar lácteos con carne
Como explicamos anteriormente, está prohibido cocinar de cualquier manera, comer y obtener beneficios de una mezcla de carne con leche y/o derivados de los mismos. Deben usarse utensilios separados, como hemos visto más arriba.
Una persona que come comidas lácteas debe esperar treinta minutos (judíos piadosos esperan una hora) antes de comer algo de carne, y seis horas luego de comer quesos añejos y duros.
Precauciones similares mencionadas anteriormente con respecto a la carne, sin el cuidado adecuado y atención, la prohibición de mezclar lácteos con carne puede ser transgredida con mucha facilidad en la cocina. Por ejemplo, una persona está cocinando una comida láctea y usa algún producto de carne, o accidentalmente cae dentro de la olla, o si un utensilio de carne se usa por error, la comida, olla, y los utensilios usados pueden tener un status de no kasher. La comida preparada podría ser desechada, y la olla y los utensilios propiamente kasherizados antes de poder usarse nuevamente para comida kasher.
Hay algunas circunstancias en donde la comida, olla y utensilios no llegan a ser no kasher. Por ejemplo, si una pequeña cantidad de sustancia de carne cae dentro (o fue adherida por error) de una olla con sopa láctea. Si no es reconocible, no agrega sabor ni modifica el producto, y la proporción es de 1 parte o menos en 60 partes, entonces la parte más pequeña se “anula” y la comida sigue siendo kasher. (Nota: esto no es aplicable en todos los casos, ni en todas las comidas). Por lo tanto, cuando te encuentres en una situación confusa o un escenario cuestionable, llama a un Rabino observante o a tu experto en Kashrut.

Jalav Israel, Jalav Akum/Stam
Hay varios términos en Hebreo a saber cuando vaya a comprar productos kasher lácteos.
Éstos se refieren a los niveles de supervisión kasher que se provee en el momento del ordeñe.
Jalav Israel: Jalav en hebreo significa “leche”. Jalav Israel es leche que fue supervisada por un judío desde el momento del ordeñe hasta que se empaqueta. Jalav Israel no es una Jumrá (una exigencia agregada), sino un requerimiento de la ley Judía.
Jalav Akum: “Leche gentil”. Se refiere a la leche que se ordeñó sin ser supervisada por un judío. Es considerada no kasher, y no debería consumirse.
Jalav Stam: Comúnmente desarrollada en los países, se refiere a la leche ordeñada de un animal Kasher que no fue supervisada por un judía, pero se basa en ciertas Halajot (leyes) que permiten que sea observada por el gobierno asegurando que leche de animales no kasher no fue agregada a la leche kasher. Productos hechos con Jalav Stam deben sin embargo tener un sello confiable kasher certificando que el resto del proceso (pasteurización, y cualquier aditivo, ingredientes, estabilizadores, etc) es kasher.
Todas las autoridades rabínicas están de acuerdo con que la primera opción de un consumidor kasher debería ser Jalav Israel, más que Jalav Stam, ya que Jalav Israel sigue claramente los requerimientos de la ley Judía. Más aún, la lenidad de permitir Jalav Stam solo se pudo confiar cuando no se podían encontrar productos Jalav Israel en América en la década del 1900. Ahora que hay disponible Jalav Israel en casi todas las ciudades, la ley judía no permite que uno se fíe en la lenidad de Jalav Stam.
Debería notarse que por razones espirituales y místicas, judíos piadosos son extremadamente cuidadosos en usar sólo Jalav Israel. Por lo tanto, no comen comidas preparadas con utensilios que fueron usados para Jalav Stam. En adición a las razones místicas de usar solo leche Jalav Israel, siempre está la posibilidad que sin la supervisión judía experta en el ordeñe, leche no kasher haya sido utilizada.
Finalmente, la “vista del gobierno” requiere solo de chequeos esporádicos una vez cada tanto, y ciertamente no están familiarizados con el equipo de la planta (pasteurizadotes, cubas, etc). Por todas estas razones, Jalav Israel debería ser la primera opción de todos.

Algunos Sellos especiales Kasher en lácteos
Cuando compra cualquier tipo de producto lácteo Kasher, asegúrese que en su paquete haya un símbolo de Kasher de una agencia de certificación de Kashrut reconocida. Además, fíjese en las palabras “Jalav Israel”. Todos los productos lácteos que llevan sello pero no dice “Jalav Israel”, deben ser asumidos como “Jalav Stam”

Extraido de “going kosher in 30 days”

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario