Tevilat Kelim

La Torá nos ordena que toda vajilla que compremos de un no judío antes de ser usada en la preparación de cualquier comida, se sumergida en la Mikve.

¿Cómo debemos proceder?

Primero debemos revisar que la vajilla esté perfectamente limpia, libre de etiquetas, suciedad u óxido. Inmediatamente antes de inmergir los elementos debemos pronunciar la bendición:

“Bendito eres Tu, A do nai  nuestro Di-s, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus mandamientos, y nos ha ordenado lo concerniente a la inmersión de un recipiente” o de recipientes’ si son más de uno.

Al momento de sumergir los objetos dentro de la Mikve, debemos procurar que toda la superficie de la vajilla entre en contacto con el agua y cuando sujetamos la vajilla con la mano, nuestros dedos producen una interrupción entre el agua y la vajilla, por ello una vez dentro del agua, debemos pasar el utensilio de una mano a otra, así el agua de la Mikve pueda entrar en contacto con toda la superficie del objeto. Otra solución consiste en apoyarlo sobre el escalón de la Mikve o poner los objetos dentro de un canasto y este sumergirlo dentro de la Mikve. Debemos cuidarnos solamente de no poner muchos objetos juntos para que no haya interrupción. Demás está decir que es de suma importancia verificar que la Mikve cuente con la supervisación de un Rabino Ortodoxo.

En el próximo número definiremos que clase de vajillas y de que materiales, son las que necesitan Tevilá.

por el Rab. Iosef  Feigelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario