Crisis de Liderazgo

PREGUNTA:?Leí en algún lugar que es una costumbre comer la cabeza de pescado en la noche de Rosh Hashaná, para simbolizar que el próximo año “seamos la cabeza y no la cola”. ¿Qué significa esto?

RESPUESTA:?Hoy en día enfrentamos una crisis de liderazgo. Es así en casi todas las áreas de la vida, tanto sea familiar, global o personal. En vez de lidiar con visión y propósito, los líderes de hoy en día no son más que seguidores.
Muchos padres no les dan a sus hijos una dirección clara. En cambio, imitan el comportamiento de sus hijos.
Muchos individuos siguen sus instintos más bajos, y luego desarrollan justificaciones por vivir una vida de auto indulgencia.
Es por eso que estamos tan confundidos hoy en día. Lo que debería ser la cabeza no es más que la cola. En vez de llevar los ideales hacia una realidad, hacemos que nuestros ideales se adapten a la realidad.
La razón de esta crisis en el mundo moderno es clara. Muchos de nosotros hemos olvidado a Di-s. Hemos perdido nuestra Cabeza, nuestra fuente de verdad absoluta.
Pero podemos darlo vuelta. Podemos reconectarnos con nuestra Cabeza. Sólo luego podremos tener cabezas que no sean colas.
Los padres deben tener una idea clara de lo que quieren de su familia, basándose en valores eternos que son verdad hoy y así lo fueron para nuestros abuelos. Luego, con amor y sensibilidad, junto con disciplina, los padres deben guiar a sus hijos para que vivan ese estándar.
Los líderes deben tener una visión moral que sea inmune a la influencia externa.
Como individuos debemos exponer ideales que trasciendan nuestro egoísmo, un propósito mas elevado que venga de un lugar más allá de nuestro ego, para así poder controlar nuestros impulsos más bajos y vivir una vida significativa.
Entonces, al llegar al comienzo de un nuevo año, rezamos para que seamos la cabeza y no la cola. Lo necesitamos para nuestro mundo, nuestra familia y nosotros mismos.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario