¿Verdadero o falso?

*Hoy en día se pueden cumplir los 613 Preceptos o Mitzvot indicadas en la Torá

FALSO

Existen 248 preceptos de ‘hacer” positivos y 365 de “no hacer” que suman 613. Muchos de estos están relacionados con las leyes de pureza y los sacrificios que eran aplicables cuando el Templo existía (y lo serán de nuevo cuando sea construido ruido el Tercer Templo) en Jerusalem.

En la actualidad, de todos los preceptos, sólo se pueden cumplir 369, de los cuales 126 son de “hacer” y 243 de “no hacer”. Aún estos a veces corresponden a casos o circunstancias específicas. El total de los preceptos que se cumplen en forma permanente es de 270, de los cuales 48 son de “hacer” y 222 de “no hacer”

*Hay un orden de prioridades establecido para dar Tzedaká (Caridad)

VERDADERO

1. La prioridad es mantener a la familia, y luego a los familiares o parientes (aun cuando estén distantes)

2. Los pobres de la ciudad tienen preferencia sobre los de un lugar más lejano.

3. Cuando se trata de gente necesitada fuera de la propia ciudad, tienen prioridad los necesitados de Eretz Israel, que se equiparan a los pobres de la misma ciudad.

4. Dar de comer al hambriento es prioritario a vestir al necesitado.

5. Cuando un hombre y una mujer piden ayuda, primero hay que darle a la mujer. Lo mismo cuando se trata de la ayuda a huérfanas para casarse.

6. Hay que tomar en cuenta el status de la persona necesitada; primero se le da al padre o al Rebe, luego a un talmid jajam, después al Cohen, Leví e Israel.

7. Uno de los máximos grados de Tzedaká es liberar a una persona en cautiverio. Cuando se trata de liberar a varias personas, tienen preferencia las mujeres.

8. Si la persona pide comida, se le debe dar inmediatamente sin hacer preguntas. Si solicita más ayuda o dinero, se tiene el derecho de preguntar o investigar.

9. Una persona debe hacer todo lo posible para evitar pedir Tzedaká, aún aceptando un trabajo menor a su capacidad

10. La persona que acepta Tzedaká sin necesitarla, termina necesitándola, y aquél que se niega a pedirla, se equipara a quien comete suicidio. Tiene un gran mérito dar Tzedaká en nombre de una persona fallecida. Una de las formas más importantes de beneficencia incluye dar a una novia necesitada para casarse, a los enfermos, a los niños para que estudien Torá y a las instituciones encargadas de estudios de Torá. No hay que olvidar que dar según el Judaísmo, no tiene un carácter de voluntad, sino que es un acto de justicia. Tzedaká deriva de Tzedek -justicia.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario