¿Por que tenemos que sustentar a los Levim y Cohanim?

Matnot Kehuná / Las Donaciones que son Entregadas a los Cohaním
El proverbio dice, “Si mi vaca se quiebra una pata, es para mi beneficio.” Toda desgracia tiene algún beneficio. Aarón se benefició de la disputa de Koraj, porque subsecuentemente el Todopoderoso celebró con él un pacto que confirmaba que los cohaním por siempre recibirían las veinticuatro donaciones del sacerdocio.141
El emperador una vez dio a su amigo un bien como un regalo informal. El no firmó un documento ni confirmó con cualquier otra legalidad que había concedido ese bien a su amigo.
No obstante, después de eso, impostores afirmaron que esos campos eran de ellos. El emperador entonces informó a su amigo, “Ahora yo ordenaré que el regalo sea registrado oficialmente para que nadie pueda negar que vos sois su verdadero propietario. “142
Similar mente, después de que Koraj disputara el derecho de Aarón a la kehuná, Hashem hizo un contrato oficial con los cohaním, prometiéndoles a ellos y sus descendientes por siempre veinticuatro regalos los cuales Benei Israel están obligados a separar para ellos.
Hashem proclamó, “Yo confiero estos regalos a vosotros voluntariamente y felizmente, como uno extiende una acción de regalo a un buen amigo.”143

Las Veinticuatro Donaciones que un Judío Tiene que Separar Para los Cohaním
Diez Donaciones Son Comidas por los Cohaním Solamente en la Azara (Patio del Santuario):

1.Partes de un sacrificio ja tai animal
2.Partes de una ofrenda de aves jatat
3.La ofrenda de culpa
4. La ofrenda de culpa pendiente
5.Partes de los sacrificios comunales shelamim traídos en Shavuot
6.El remanente del log de aceite usado para purificar a un leproso
7.Las Dos Hogazas ofrendadas en Shavuot
8. El pan de la proposición.
9.El remanente de las ofrendas de harina
10.El remanente de la ofrenda del omer

Cuatro Donaciones son Consumidas por los Cohaním en toda la Ciudad de Ierushalaim:
1.El primogénito macho de un animal doméstico casher debe ser entregado al cohén, quien ofrenda a lo Alto parte de éste sobre el mizbéaj y come su carne (o, si el animal tiene un defecto, lo mantiene).
2. Las Primeras Frutas
3.Partes de la ofrenda toda (De Gracias), y el carnero del nazir
4. Las pieles de los korbanot (sacrificios)

Diez Donaciones Pueden ser Comidas por los Cohaním en Cualquier Ciudad en Eretz Israel:
1.Una porción de la cosecha
2.El diezmo que el leví separa para los cohaním del diezmo que él recibe
3.Una porción de masa
4.La primera lana de la esquila
5.El hombro, quijadas, y estómago de todo animal que es faenado (aún si éste no es un sacrificio)
6.El dinero para la redención de un hijo primogénito
7.La redención por el primogénito de un burro
8.Un campo consagrado al Beit Hamikdash y no
redimido por el propietario dentro de su tiempo asignado
9.Un campo dedicado como un “jerem”, propiedad de los cohaním
10.Propiedad robada de un guer (converso) y regresada por el ladrón después de que el guer (converso) hubo fallecido no dejando herederos.

¿Por qué Hashem ordenó a Benei Israel sustentar a los cohaním y leviím?
1. Liberando a los hombres de la Tribu de Leví de la necesidad de ganarse la vida, Hashem les permitió dedicarse completamente a Tora y auodá. La Tribu de Leví no recibió una extensa tierra de cultivo en Eretz Israel como lo hicieron el resto de las Tribus, ni ellos participaron en la guerra o recibieron despojos. Más bien, fueron “el ejército de Hashem”, los estudiantes y maestros de Tora, como dice (Bamidbar 18:20), “Yo soy vuestra porción y vuestra herencia, dice Hashem.
Rambam escribe, “No sólo un hombre de la Tribu de Leví sino cualquier individuo cuyo corazón lo impulsa a servir a Hashem y a conocerlo, (quien asi persigue la senda directa intentada para el hombre en la Creación antes que idear los múltiples esquemas que las personas gustan planear), se vuelve sanctasanctórum. Hashem será su porción y herencia por siempre. El proveerá para él una cantidad suficiente para su sustento, como hizo para los cohaním y leviím. ”
Rabí lona solía dar maaser (un décimo de sus ganancias) a Rabí Aja bar Ulla. El último no era ni un cohén ni un leví, pero él era un estudiante de Tora.
Así, el Rey Jizkiahu ordenó a los habitantes de lerushalaim “dar la porción debida a los cohaním y los leviím a fin de que ellos se asieran firmemente a la Tora de Hashem (leviím)” (II Divrei Haiamím31:4).

2. Cuando los cohaním consumen los sacrificios de Benei Israel, Benei Israel logran expiación.

Esta parshá menciona que cada judío debe dar maaser, un décimo de su producido, a los leviím.
Un leví, también, debe separar “maaser”, un décimo de la porción que él recibe, para los cohaním. La donación de los leuiím a los cohaním es llamada terumat maaser o maaser min hamaaser (un diezmo del diezmo).
Dando maaser al cohén, el leví reconoce que el cohén ocupa una jerarquía más alta que él, y él es conducido a recordar que existe Uno en lo Alto, Quien ocupa una jerarquía más alta que ambos.

Extraído de “El Midrash dice” de Editorial Bnei Sholem

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario