Birkat Hamazón/ La mitzvá de bendecir a Hashem después de comer pan

La Torá ordena, “Bendice a Hashem después de haber comido y de haberte saciado”…


La Torá obliga a un judío a recitar una bendición si come pan hasta saciarse. Nuestros Sabios instituyeron que se debe recitar birkat hamazón (La Bendición después de las Comidas) aunque solamente haya comido un kezaít (una porción del tamaño de una aceituna) de pan.
Birkat hamazón está integrada de cuatro partes:

1.Birkat Hazán / La bendición a El que alimenta a todas las criaturas: Moshé instituyó esta bendición cuando los judíos recibieron el man.
El milagro del man que cayó del Cielo mientras los judíos estaban en el desierto una demostración evidente de que D-s, con Su bondad, provee a todas las criaturas. Más tarde, cuando se alimentaron de los frutos de su propia labor en la Tierra, debían ser concientes que el pan terrenal es concedido por el mismo atributo de bondad Divina.
En su primera bendición reconocemos que, si bien las tareas del ser humano son las que aseguran su sustento, sin embargo, es Hashem Quien nos provee de alimentos tanto a nosotros como a todas las criaturas.56

2.Birkat Haaretz / La bendición sobre la tierra: Iehoshua presentó esta segunda bendición cuando

él y su pueblo merecieron ingresar a la Tierra, el deseo largamente anhelado por Moshé y su generación. (El texto original de Iehoshua fue “Tú nos legaste una herencia, un bien deseable y una Tierra extensa. Nosotros lo modificamos para que diga: “Tu diste a nuestro padres..”>
En esta bendición mencionamos la mitzvá de brit-milá (circunsición), pues por su mérito D-s entregó Eretz Israel al pueblo judío. También Le agradecemos por Su Torá, expresando de ese modo el propósito final de tomar posesión de Eretz Israel: estudiar y cumplir los preceptos de D-s.

3. Birkat Ierushalaim / La bendición de Paz por Ierushalaim y el Beit Hamikdash: Los reyes David y Shlomó fijaron la tercer bendición, que peticiona la continuidad del reinado de la casa de David y por la paz sobre lerushalaim y el Beit Hamikdash. (Después de la destrucción, modificamos el texto y pedimos a Hashem por la reconstrucción de Ierushalaim).

¿Por qué en la semana retiramos todos los cuchillos de la mesa antes de comenzar birkat hamazón?
Una de las razones incluye un trágico accidente. Una vez un judío, mientras recitaba la bendición que implora a Hashem por la reconstrucción de Ierushalaim sintió tan profundamente la tristeza de la destrucción que tomó un cuchillo de la mesa y se lo clavó en su corazón.

4. Hatov Vehameitív / La Bendición a El que es bondadoso y hace el bien: Esta bendición fue agregada por nuestros Sabios para conmemorar un milagro que ocurrió en conexión con la rebelión de Bar Kojbá después de la destrucción del Segundo Templo:

Bar Kojbá y sus seguidores se negaron a rendirse ante el emperador romano Adriano. En su lugar, Bar Kojbá enroló a 200.000 hombres en su ejército, exigiendo a cada uno que se amputara un dedo para probar su coraje. Sin embargo, los Sabios le informaron: “Está prohibido hacer que los judíos se dañen así mismos”.
-Entonces, cómo puedo probar su fortaleza? preguntó Bar Kojbá.
Los Sabios contestaron, “Acepten en su ejército solamente a aquellos hombres que puedan arrancar de raíz un cedro en el Monte Lebanón”. Entonces probó a unos 200.000 hombres de esta forma y los enroló.
La fortaleza individual de Bar Kojbá era maravillosa. Podía atrapar los proyectiles de los enemigos ‘con una rodilla y devolverlos, matando a muchos. (Como consecuencia de la fuerza sobrenatural de Bar Kojbá, Rabí Akivá lo confundió con el Mashiaj).
Adriano no pudo vencer al ejército de Bar Kojbá, que se había retirado a la ciudad fortificada de Betar, que estaba densamente poblada, orgullosa de sus muchos habitantes eruditos. Contenía cientos de Batei Midrash para adultos y numerosas escuelas de Torá para niños. Los chicos solían decir: “Si el enemigo avanza hacia nosotros, saldremos y lo apuñalaremos con las puntas de hierro de nuestras plumas”. (Su actitud reflejaba confianza en el mérito de sus estudios de Torá y que la misma los protegería. Sin embargo, por los pecados del pueblo judío, finalmente los romanos envolvieron a cada niño con su propio pergamino y le prendieron fuego).
Durante tres o cuatro años Adriano trató infructuosamente de ingresar a Betar.
La ciudad estaba protegida en forma Divina en mérito a Rabí Elazar de Modiin, quien vistió arpillera y cenizas, ayunó y rogó diariamente al Todopoderoso: “Amo del Universo, no te sientes a juzgar hoy”. Así, Adriano decidió abandonar el sitio y regresar a su hogar.
Mientras tanto, un Kutí (Samaritano) informó al emperador, “Mientras que el viejo gallo – Rabí Elazar – siga poniéndose cenizas encima no podrán conquistar la ciudad. Sin embargo, yo tengo un plan para detenerlo”.
Poco después, mientras Rabí Elazar estaba parado orando, el Kutí se le acercó y fingió susurrarle algo al oído.
Los informantes posteriormente comunicaron a Bar Kojbá, “Observamos un incidente sospechoso. Un Kutí es cómplice de una conspiración con Rabí Elazar y juntos deben estar planeando la rendición de la ciudad a los romanos
Bar Kojbá convocó al Kutí y le preguntó: “¿Qué secretos revelaste a Rabí Elazar?”
“Si te revelo secretos gubernamentales”, contestó el Kutí, “Adriano ordenará mi ejecución. Sino, tú me matarás. Prefiero suicidarme antes de revelar algo”.
Convencido que Rabí Elazar estaba realmente planeando la entrega de Betar a los romanos, Bar Kojbá lo convocó y preguntó, ¿Qué fue lo que te susurró el Kutí?”
“¿Cómo sé?” contestó el sabio inocentemente. Su susurro era tan bajo que no lo pude oír; además, estaba concentrado en mis oraciones. ¿Que asunto tengo con él?”
Convencido que estaba siendo engañado por el Sabio, Bar Kojbá lo acusó de inmediato de traidor y lo condenó a la pena de muerte. Lo mató de un solo golpe.
Una Voz Celestial declaró inmediatamente, “Has causado el deterioro del brazo del pueblo judío (Rabí Elazar los sostenía con la fortaleza de su tefilá) y enceguecido su ojo derecho (Rabí Elazar iluminó al pueblo con su Torá). Por lo tanto, el brazo y la vista del pueblo (Bar Kojbá, sobre quien recae el liderazgo) se perderán
Los pecados del pueblo judío causaron que Betar se perdiera de ahí en adelante.* Adriano pudo ingresar y Bar Kojbá fue asesinado.
Los romanos masacraron cruelmente a todos los ciudadanos judíos, jóvenes y viejos. El torrente de sangre que sobrevino es imposible describirla; fluyó como un río rojo hasta el Gran Mat60
Adriano decretó que las víctimas de Betar no podrían ser enterradas. (Su intención era doble: publicar el destino de quienes se negaron a rendirse ante él y molestar a (os judíos sobrevivientes con la polución producida por los restos en descomposición).
Señaló un gran viñedo, veintinueve por veintinueve kilómetros, donde fueron arrojados los muertos de Betar.
Los restos de los habitantes de Betar yacieron sin sepultura durante veinticinco años. Los judíos estaban muy preocupados. Rabí Gamliel y su Beit Din decretaron ayunos públicos y recogieron enormes sumas de dinero con las que sobornaron al emperador para que revocara este edicto. Sin embargo, esto no se logró hasta que las riendas del poder del gobierno romano cambiaron de mano.

¿Cuales fueron los pecados que precipitaron la destrucción de Betar? Según algunas opiniones de la Guemará
La última opinión implica ya sea que los habitantes jugaban a la pelota en Shabat, profanando el honor del día; o que pasaban el tiempo en un entretenimiento vano en lugar de ocuparse de estudiar Torá.
El alivio que sintieron los judíos cuando finalmente se les permitió enterrar a sus hermanos fue tremendo. Además, descubrieron que un milagro había ocurrido en esos años lúgubres de la historia judía: los restos no se habían descompuesto.
El Beit Din de Iavne, bajo el liderazgo de Rabí Gamlíel, compuso una cuarta bendición para . birkat hamazón:
‘Hatov`Quien es bueno’ por haber preservado los cuerpos sin vida (una bondad para los vivos, quienes se salvaron del hedor), ‘Vehameiti`Quien hace el bien’ al permitir que los muertos fuesen sepultados (que es un acto de misericordia hacia los muertos).
¿Por qué fue incluída esta bendición en la Oración para después de las Comidas?
La caída de Betar representó la conclusión trágica de la destrucción del Templo. Después de la bendición anterior en la que pedimos a Hashem la reconstrucción de Ierushalaim agregamos una bendición que recuerda los eventos de Betar con la esperanza que el Mashiaj vendrá pronto y D-s curará las heridas que sufrió nuestro pueblo.

Una persona debe recitar birkat hamazón, agradecer a Hashem por la comida que recibió, palabra por palabra con alegría, exaltación y la debida concentración

“Y Boaz comió y bebió y su corazón estaba feliz” (Ruth 3:7). ¿Por qué ‘estaba feliz su corazón’?
Se puso de un humor alegre después de comer, para poder recitar Birkat Hamazón de todo corazón.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario