A los cinco años de edad

EL SOLÍA DECIR: “A LOS CINCO AÑOS DE EDAD, [DEBE COMENZARSE EL ESTUDIO DE] LAS ESCRITURAS; A LOS DIEZ, [EL ESTUDIO DE] LA MISHNÁ; A LOS TRECE, LAS MITZVOT, A LOS QUINCE, [EL ESTUDIO DE] LA QUEMARÁ; A LOS DIECIOCHO, EL MATRIMONIO; A LOS VEINTE, LA PERSECUCIÓN [DE UN MEDIO DE SUBSISTENCIA],- A LOS TREINTA [SE ALCANZA] LA FUERZA PLENA; A LOS CUARENTA, LA COMPRENSIÓN; A LOS CINCUENTA [EL TALENTO PARA DAR] CONSEJO; A LOS SESENTA, LA ANCIANIDAD; A LOS SETENTA, LA VEJEZ MADURA; A LOS OCHENTA [ESPECIAL] FORTALEZA; A LOS NOVENTA, [EL CUERPO] SE ENCORVA; A LOS CIEN, ES COMO SI UNO HUBIERA MUERTO, PARTIDO, Y PERDIDO CONEXIÓN CON EL MUNDO”.

A LOS VEINTE… A LOS TREINTA— La Cabala explica que Di-s creó todo a través de las diez Sefirot (como lo refleja el hecho de que hay “diez expresiones de creación”). Por ello, también cada década de la vida humana trae consigo un nuevo aspecto y un peldaño espiritual más elevado en la vida.
(Likutéi Sijot, Vol. II, pág. 593)

A LOS NOVENTA, [EL CUERPO] SE ENCORVA —
También ésta es una cualidad positiva: se refiere a que la persona adquiere humildad. La adquisición de las virtudes mencionadas anteriormente no debe conducir a la persona al orgullo. La perfección en las cualidades positivas debe tener como resultado una mayor humildad.
(Sijot Shabat Parshat Nitzavím, 5737; Sijot Shabat Parshat Ekev, 5740)

A LOS CIEN, ES COMO SI UNO HUBIERA MUERTO

— “Cien años” significa el haberse purificado y desarrollado en las cien diferentes expresiones del alma (que posee diez capacidades, compuesta cada una, a su vez, de diez). Resulta, entonces, que “cien años” representa el haber alcanzado la perfección en el desarrollo espiritual.

A LOS CIEN, ES COMO SI UNO HUBIERA MUERTO
— Sobre el versículo’ “ningún hombre Me verá y vivirá”, comentaron nuestros Sabios: “Mientras están vivos no ven, pero cuando muertos, ven”. Al alcanzar el nivel espiritual de “cien años”, la persona puede alcanzar un nivel tal que “es como si hubiera muerto”, es decir, puede lograr la percepción de la Divinidad (“muertos — ven”).
similarmente, la expresión “hubiera partido y perdido conexión con el mundo” tiene una connotación positiva. Significa que la persona se ha elevado por encima de todas las cuestiones mundanas. Su foco e interés es únicamente lo espiritual.
Con esta interpretación positiva de “a los cien…” entendemos que la mishná es coherente con el principio de “se finaliza con algo bueno”, pues no habla (de lo que se interpretaría literalmente, sino) de niveles positivos muy elevados.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario