Esfuérzate y serás un jasid

Relató un importante jasid del Miteler Rebe…

Relató un importante jasid del Miteler Rebe:
“Tuve el gran mérito de caer en gracia a los ojos de Reb Meir Tzví, el mesharet- asistente- del Miteler Rebe. Me permitía ayudarlo, traer el agua y tareas semejantes. Al anochecer tuve el mérito de escuchar la Plegaria de Arvit (de la noche) que recitó Rabi Dovber en su habitación, y cuando su secretario Reb Meir Tzví entró al cuarto para servirle un vaso de café, pude ver el santo rostro del Rebe.
Estuve toda la noche allí sentado, esperando la oportunidad de ver nuevamente al Rebe. A las tres de la mañana, el secretario abrió la ventana del cuarto del Miteler Rebe. En ese momento, el Rebe pasó por la habitación en la que me encontraba y me miró fijamente. Esto me provocó sentimientos encontrados. Abrigué un gran temor y también una fuerte atracción.
Sabía que Rabi Dovber volvería a atravesar la habitación, pero yo carecía de la fuerza para estar parado allí debido al gran temor y devoción que sentía y me escondí detrás de la puerta.
Después de la Tefilá, Reb Meir Tzví me comentó que el Rebe preguntó quién era yo, y él le respondió que era de la ciudad de Tchaznik y alumno de Rabi Mordejai de Horodok. Agregó que había una gran posibilidad que el Rebe ordenara entrevistarme.
Al escuchar esto, sentí un enorme temor y me era imposible controlarme. No podía concentrar mis pensamientos. Me sentía como una persona que había olvidado todo. Gracias a Di-s tuve la fuerza de pronunciar Tehilim (Salmos). Al comenzar a recitarlos, se abrieron los manantiales de lágrimas de mis ojos.
Cuando el ayudante del Rebe me vino a avisar que el Miteler Rebe me aguardaba, me sentí muy estremecido y sólo pude llegar a la habitación con la ayuda de Reb Meir Tzví.
Debido a la enorme emoción que me embargaba, sólo atiné a decir: “Deseo ser un jasid”
El Rebe me respondió: “Jabad es haskalá (inspiración intelectual), habaná (comprensión) haamaká (profundización) en el conocimiento de Di-s. Esfuérzate y serás un jasid. Y que el Todopoderoso te otorgue larga vida”.
Cuando regresé a Tchaznik, era muy temprano y el Bet HaMidrash (Casa de Estudios) estaba vacío. Mi maestro, Rabi Mordejai me dijo que percibía un aroma de santidad que brotaba de mí y me ordenó que le relatara qué me había sucedido. Le conté lo acontecido.
(Este jasid cumplió todo lo que el Miteler Rebe le indicó: Jabad es Haskalá, habaná y haamaká. Se esforzó para ser un jasid, y el Todopoderoso ejecutó la bendición del Rebe y le otorgó larga vida. )

Adaptado de HaTomim” joveret 5, pag 526

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario