Los Tres Síndromes Psicofisiológicos

Los síndromes del lobo, león y la serpiente corresponden a los tres niveles generales del alma. El del “lobo” corresponde al nivel innato o instintivo del alma (las tres sefirot de netzaj, hod y iesod); el del “león” al nivel emotivo del alma (las tres sefirot de jesed, guevurá y tiferet) y el de la “serpiente” al nivel intelectual del alma (las tres sefirot de jojmá, biná y daat).

Cada triplete comprende una sefirá derecha, otra izquierda y otra media. “Derecha” implica atracción (amor), “izquierda” implica repulsión (temor) y “medio” implica un sentido o conciencia de “si mismo” que puede tender tanto hacia la derecha como a la izquierda, un “yo” que experimenta tanto afinidad hacia el otro (recibiéndolo con su mano derecha) u hostilidad (rechazándolo con su mano izquierda). En nuestro caso, cada uno de estos tres síndromes de miedo descriptos antes reflejan una tendencia exagerada del medio (el yo) de cada triplete respectivo hacia la izquierda (temor).

El acto de la violación propiamente dicho se asocia con la sefirá de iesod (la sefirá intermedia de los poderes inferiores innatos del alma), el órgano reproductivo del cuerpo. El miedo a la violación ataca, como un lobo, a hod (la sefirá izquierda de este mismo triplete) el mecanismo de defensa del cuerpo contra las invasiones foráneas. Por lo tanto, este síndrome se puede concebir como iesod inclinado hacia hod.

El síndrome del león, el miedo al asesinato, se asocia con la parte media del cuerpo (el torso, que corresponde a la sefirá de tiferet (la sefirá media del triplete emotivo), el lugar donde se ubica el corazón que, no obstante, está ubicado o se inclina hacia el lado izquierdo del cuerpo (guevurá, la sefirá izquierda de este grupo). Como ya dijimos el corazón pertenece a dos sistemas fisiológicos, el de los vasos sanguíneos en la izquierda como guevurá y al medio, el de los músculos principales del cuerpo, como tiferet. Una indicación adicional de la relación del león con guevurá es que en hebreo las dos palabras tienen el mismo valor numérico, 216 = guevurá = león. Por eso este miedo que consume nuestro corazón se puede entender como tiferet inclinado hacia guevurá.

Finalmente, el síndrome de la serpiente, el miedo a la locura, ataca las propiedades intelectuales de la mente. La serpiente (y la susceptibilidad del alma a la serpiente, su archienemigo) corresponde a la sefirá de daat (la sefirá central del triplete intelectual) como en el episodio del árbol del conocimiento (daat) del bien y del mal, donde la serpiente (la personificación del daat malévolo) tienta a Eva (que personifica a biná, a la izquierda de este grupo). Por lo que el miedo a la insanía es daat inclinado hacia biná, el lado izquierdo.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario