Los Colores del Ojo I

Se enseña en Kabalá que el ojo es un espejo en miniatura donde se refleja el hombre entero en cuerpo y alma, tal como fue creado a imagen de Di-s. El ojo tiene cuatro colores que corresponden a las cuatro letras del Nombre esencial de Di-s Havaiá, como así también a las cuatro patas del trono Divino y la carroza.

El blanco del ojo corresponde a la iud del Nombre Divino y a la facultad de sabiduría, perspicacia Divina, y la bondad, su derivado emocional (a lo largo del eje derecho del árbol de la vida de las sefirot). Estos son los atributos espirituales de nuestro primer patriarca Abraham.
Rodeando y penetrando en el “mar” blanco (de sabiduría) del ojo hay una delicada pero visible red de vasos sanguíneos. Cuando Iaacov bendice a sus hijos le da a Iehudá la bendición de que sus ojos se vuelvan rojos de buen vino. De aquí entendemos que el vino -que es rojo y es llamado a menudo en la Torá “la sangre de las uvas”- da color rojo a los ojos. Este color refleja en los ojos la primera hei del Nombre Havaiá y corresponde a la capacidad de entendimiento (el poder intelectual izquierdo) -la capacidad del alma de meditar acerca de lo Divino (el servicio espiritual referido metafóricamente en la Torá como “beber vino”)- y su emoción derivada, la facultad del poder (junto con su propiedad interior, la facultad de temor). Estos son los atributos de nuestro segundo patriarca Itzjak.

En general, cuando hablamos del color de los ojos, que distinguen a un individuo del otro, nos referimos al color del iris. Hay individuos de ojos azules, marrones o verdes, con distintos tonos entre ellos. En la terminología de la Torá, todos estos colores son considerados matices de un color general conocido como “amarillo verdoso”, iarok.
El color particular de los ojos de cada persona corresponde a la vav del Nombre de Di-s y a la facultad central de la mente, el conocimiento o daat. Enseñan nuestros sabios que hay un daat individual que distingue una personalidad de la otra: “Así como cada rostro individual es diferente de los otros, también es diferente cada daat”. De aquí que el color del ojo varíe de un individuo a otro.

Daat es conocido como la “llave” que abre las recámaras del corazón, que son las siete facultades emocionales desde jesed (“bondad”) hasta iesod (“verdad”,”lealtad” y “devoción”). Esto a su vez corresponde el espectro completo de los colores del arco iris. Con respecto a cada color de ojo en particular, los matices del azul corresponden al eje derecho del corazón, jesed (“bondad”) y netzaj (“victoria”, “confianza”); los matices del marrón corresponden al eje izquierdo del corazón, guevurá (“poder”, “temor”) y hod (“reconocimiento”, “gloria”); los matices de amarillo verdoso corresponden al eje central del corazón, tiferet (“belleza”, “misericordia”) y iesod (1).

Aunque, como ya dijimos, daat abre todas las recámaras del corazón, su derivado principal -su manifestación primaria en las emociones- es la facultad de tiferet (amarillo) y su derivado inmediatamente consecutivo es iesod (verde). Amariles el color del sol y verde el de la vegetación que se nutre de los rasos de luz del sol (por el proceso de fotosíntesis). De esta manera comprendemos por qué, en la terminología de la Torá, se elige el amarillo verdoso para representar el color general, cuyos matices varían en cada persona.
Tiferet significa “belleza”, y es definida en Kabalá y jasidut como la combinación armoniosa de muchos colores juntos. La belleza del ojo está en su color individual, que en cierto sentido sugiere el espectro completo del arco iris.

Los atributos espirituales que corresponden al color del ojo para daat son los de Iaacov, el tercer patriarca. Está dicho de Iakov que “su cama es completa”, por haber procreado a doce hijos santos, los padres de las doce tribus de Israel. Cada tribu tiene su color propio, el del la piedra preciosa que le corresponde en el pectoral del sumo sacerdote y el que colorea su bandera (que señalaba el sitio que ocupaba en el campamento del desierto).

Finalmente llegamos a la pupila del ojo, cuyo color -o mejor dicho su ausencia de color- es el negro. Es conocida en la Torá como la “hija” del ojo. En Kabalá la figura de la “hija” siempre es asociada con la facultad de maljut (“reinado”), la última de las sefirot y que “no posee nada de si” (sólo lo que recibe de arriba), corresponde al negro (la experiencia de la humildad existencial y alejamiento de Di-s, la propiedad interior de maljut).

Esta es la característica del Rey David, quien dijo: “y siempre seré despreciable ante mis ojos”, aludiendo muy claramente al estado intrínseco de humildad en el ojo, la negra pupila.
El sentido de la vista emana del punto interior de la pupila, como en el principio de la creación la luz brilla desde la oscuridad -”la oscuridad precede a la luz”. Declara el profeta: “desde la distancia Di-s se aparece ante mí”; desde el lugar más íntimo del estado existencial de sentirse “distante” de Di-s (el punto íntimo de la pupila) la luz de Di-s brilla a los ojos del hombre.
(1) En general, los tres patriarcas son asociados con los tres poderes emotivos primarios -jesed, guevurá, tiferet- con normalmente corresponden a los tres colores primarios azul, rojo y amarillo verdoso, respectivamente. La raíz espiritual de estas tres almas arquetípicas son los tres poderes de la mente que aparecen por encima de las tres emociones primarias, en los ejes derecho, izquierdo y central, jojmá, biná y daat. Son aludidas frecuentemente (según la Kabalá) en nuestras plegarias como “el Di-s de Abraham, el Di-s de Izjak y el Di-s de Iaacob” respectivamente. En nuestro análisis del ojo y sus colores, los patriarcas aparecen en el lugar de sus orígenes espirituales. Con respecto a sus posiciones normales, en el corazón, el rojo es reemplazado por el marrón (derivado del rojo), correspondiente a Izjak, que es rojo a nivel de su origen en la mente, la sefirá de biná.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario