Libre albedrío

El Conocimiento Previo de Di-s, de lo que hará el hombre, no contradice su Libre Albedrío. Si Di-s sabe de antemano qué elegirá el hombre, ¿tiene el hombre Libre Elección? El Rebe responde de una manera fascinante a esta y a otras inquietudes en relación al concepto del Libre Albedrío.

25 de Adar de 5721 [1961j.
¡Shalom UBrajá!
Recibí su carta, en la que confirma haber recibido la mia.
Me alegró leer en ella acerca de las clases de las que toma parte.
Espero que hará esfuerzos suplementarios en ese sentido, confor-me la máxima de nuestros Sabios, sea su recuerdo bendición:

*) Trad. del original inglés. Emuná UMadá, pág. 19 (en trad. hebrea).
“MaalIn Bakodesh”1 – en cuestiones de santidad, siempre debe añadirse a lo ya existente.
Con respecto a las preguntas y polémicas acerca de las cuales escribe, creo que no es ese un camino deseable, dedicarse a polémicas interminables y totalmente improductivas que a fin de cuentas no conducen a ningún fin. ~ discusión y el debate tienen cabida sólo cuando una determinada pregunta surge entre personas que estudian juntas, e incluso entonces no debe atribuirse a la discusión particular importancia.
En términos generales, puede decirse que la mayor parte de los interrogantes mencionados han encontrado ya su respuesta en las
palabras de nuestros Sabios. Quienes aún discuten y debaten acerca de ellos, lo hacen ya sea por ignorancia o premeditadamente. Hay personas que se sienten renuentes a adoptar la Torá y sus preceptos como una verdad absoluta, porque de esa manera se verían obligadas a asumir la forma de vida que la Torá exige, y entonces deberían renunciar a determinados placeres. Por eso prefieren justificar sus concepciones erróneas mediante argumen-tos y debates improductivos.
Por ejemplo:
Uno de los interrogantes que usted plantea en su carta (que aparentemente le fue propuesto como una cuestión insólita y sumamente complicada es:
“cómo es posible el Libre Aibedrío, si Di-s conoce de antemano lo que hará el hombre?”
En verdad, este problema ya ha sido tratado en la Literatura Sacra, y resuelto con claridad. Lh respuesta es sumamente sencilla, tal como puede verse en los dos ejemplos siguientes:
1)Supongamos que una determinada persona ha sido dotada de la facultad de predecir el futuro. ¿Diremos acaso que su conoci-miento de las acciones futuras de cualquier hombre le impiden a este último actuar tan libremente como antes? El conocimiento del adivino no es sino el conocimiento de la forma en que aquella persona elegirá, y cómo actuará por su libre voluntad.

De la misma manera se comprenderá que el conocimiento de Di-s de las acciones de los hombres es un conocimiento que no les impide el libre albedrío de sus actos. Di-s, bendito sea, sabe de qué manera elegirá comportarse esa persona en determinada situación. De querer formular esto en términos científicos, diríamos: lo opues-to al libre albedrío no es el conocimiento previo, sino la compulsión de una acción sobre el ser humano. Pero existe un tipo de conoci-miento que no involucra la compulsión (como, por ejemplo, el conocimiento del pasado).
2) Todo aquél que cree en Di-s, incluso quien no es judío, cree que, para Di-s, el pasado, el presente y el futuro son una misma cosa, por cuanto Di-s trasciende el tiempo y el espacio. Y así como el hombre puede saber qué ha ocurrido con su semejante en el pasado -y, obviamente, ello no influye de manera alguna sobre la libertad de acción de aquél-, del mismo modo Di-s conoce lo que el hombre hará en el futuro. Pues, en lo que respecta a Di-s, el conocimiento del futuro es idéntico al conocimiento del pasado.
De la sencilla solución a este problema puede usted derivar sus conclusiones respecto de otros problemas similares. Puede estar seguro de que hay una respuesta para cada uno de ellos, y con frecuencia ésta es sumamente simple. No obstante, la senda judía genuina es “primero” cumplir la Torá y sus preceptos con fe pura, y sólo después intentar hallar respuestas a los interrogantes que vayan surgiendo. Di-s nos libre de ver en nuestra comprensión humana una condición previa al cumplimiento de los preceptos de Di-s.
Doy por sentado que ha participado en el Hitvaadut -Encuentro Jasídico- de Purím, y confio en que la inspiración y el júbilo con que se ha saciado ejerzan su influencia durante todo el año.
Aguardando buenas noticias,
con bendición,
la firma del Rebe

Más Sobre el Mismo Tema

B”H, 25 de Elul de 5724 [1964).
¡Shalom UBrajá!
Acuso recibo de su carta del 16 de Elul.
Creo ya haberle escrito antes que tanto en los esfuerzos para influir sobre otros, como en aquellos encaminados a ayudarse a sí mismo, es bueno consultar con amigos temerosos de Di-s, especialmente con aquéllos que ya han tenido experiencia en cuestiones análogas.
En lo que hace a su pregunta acerca del libre albedrío, Maimónides lo explica en detalle en sus “Leyes de Teshuvá”, Capítulos 5 y 6. El significado del libre albedrío es simplemente que la persona goza de plena libertad para actuar, hablar y pensar, y tiene la libre elección de hacerlo ya sea para el bien o para lo contrario. Es en ese sentido que se enfatiza en la Torá: “Mira lo que he puesto ante ti…, escoge la vida”4. No hay contradicción alguna entre el libre albedrío humano y el conocimiento previo de Di-s, pues no es el Conocimiento Previo lo opuesto a la Ubre Elección, sino la Com-pulsión. En otras palabras, el conocimiento Divino no coarta en modo alguno la libertad humana, y por ende no obliga a nada.
Una ilustración que permite comprender con más facilidad este concepto es la de un clarividente que puede predecir sucesos del futuro, o un psicólogo que conoce muy bien a un amigo y puede predecir sus reacciones, si bien limitadas a un corto período de tiempo. Evidentemente, este conocimiento previo no afecta los sucesos ni las acciones que habrán de ocurrir.
Ahora bien, dado que Di-s no tiene límites en el tiempo ni en el conocimiento, abarca todos los tiempos y lugares; pero ello jamás afecta a la libertad de las acciones humanas.
Adjunto una copia de mi mensaje general para Rosh HaShaná del corriente año. En él encontrará usted respuestas también a algunas de sus preguntas.
Deseándole Ketivá vajatirná Tová,
con bendición,

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario