Las victímas judías no se ven

Rachel Thaler, de 16 anos, falleció en una explosión en una pizzería de un centro comercial israelí…


Murió después de luchar 11 días por su vida luego de un ataque suicida con una bomba sobre una muchedumbre de adolescentes el 16 de febrero del 2002.
Aunque Thaler era ciudadana británica, nacida en Londres dónde sus abuelos todavía viven, su muerte no se ha mencionado nunca en un periódico británico.

Rachel Corrie, por otro lado, una radical americana que murió en el 2003 mientras actuaba como escudo humano durante una operación anti-terrorista israelí en Gaza, ha sido extensamente destacada por la prensa británica. Según el website El Guardián, se ha escrito sobre ella o se ha referido a ella en 57 ocasiones distintas sólo en El Guardián.
El culto a Rachel Corrie no se detiene allí. La semana pasada la obra: “Mi Nombre es Rachel Corrie”, volvió a ponerse en cartel en la sala más grande del Royal Court Theatre (un sitio que el New York Times describió recientemente como ‘el teatro más importante en Europa ). Se estrenó previamente en el mismo teatro, en la sala de arriba cuando abrió en abril. (Es muy raro que se reponga una obra tan rápidamente.)

El 1 de noviembre la ‘Cantata concierto para Rachel Corrie’ -co-patrocinado por el Arts Council-se estrenará en el Hackney Empire.
Pero Rachel Thaler, a diferencia de Rachel Corrie, era judía. Y a diferencia de Corrie, las víctimas judías de la violencia en Medio Oriente no son una causa célebre en Gran Bretaña. Esta falta de respuesta está más que perturbando, en un momento en que un creciente número de judíos británicos siente que ha habido un afilado incremento del antisemitismo.
Thaler no es la única Rachel judía cuya muerte violenta ha sido completamente ignorada por los medios de comunicación británicos. Otras víctimas de la Intifada incluyen a Rachel Levy ( 17, muerta en una explosión en una tienda de comestibles), Rachel Levi (19, muerta de un tiro mientras esperaba el autobús), Rachel Gavish (asesinada con su marido, hijo y padre mientras celebraban en casa la comida de Pesaj), Rachel Charhi (fallecida en una explosión mientras estaba sentada en un café de Tel Aviv, dejando a tres niños pequeños), Rachel Shabo (asesinada con sus tres hijos de 5, 13 y 16 en su casa) y Rachel Kol, 53, quién trabajaba en un hospital de Jerusalém y murió con su marido en un ataque terrorista Palestino en julio, unos pocos días después de las bombas de Londres.
La muerte de Corrie fue indudablemente trágica pero, a diferencia de la muerte de estas otras Rachel, se trató prácticamente de un accidente. Ella murió cuando se abrazó a una excavadora del ejército israelí, pues estaba intentando detener de demoler una estructura sospechada de ocultar túneles usados para pasar contrabando de armas.
Desgraciadamente para aquellos que han buscado retratar a Corrie como una protestante pacífica, existen fotografías de ella quemando una bandera americana y avivando a las multitudes en Gaza en un acto pro Hamas y que se publicaron por la Associated Press y en las Noticias de Yahoo del 15 de febrero del 2003, un mes antes que ella muriera. (Esas fotografías no se usaron en la prensa británica.)
Mientras que los padres de Thaler, después de donar los órganos de su hija asesinada para cirugía de trasplante, sufrieron calladamente, los padres de Corrie se embarcaron en una tremenda campaña de publicidad de fuerte trasfondo político. Viajaron a Ramallah a recibir una placa de Yasser Arafat en nombre de su hija. Hicieron circular sus emails y partes del diario personal a un medio de comunicación mundial ávido de publicarlos.
El Movimiento de Solidaridad Internacional (ISM), grupo con el que Corrie estaba asociada, se auto define como “grupo de paz” en los medios de comunicación. Pocos hacen mención a los encuentros del ISM con los hombres -bomba suicidas británicos Omar Khan Sharif y Asif Muhammad Hanif que, unos días después, volaron Mike Place, un pub de Tel Aviv, matando a tres e hiriendo a docenas, incluyendo ciudadanos británicos. O que el ISM albergaba en su oficina a Shadi Sukiya, miembro principal del Jihad islámico. O del hecho que en su declaración de la misión del ISM dice que ‘la lucha armada ‘ es un derecho Palestino.
Según el ‘coordinador ‘ de los medios de comunicación del ISM, Flo Rosovskilos, “Israel es una entidad ilegal que no debe existir” que de todos modos clarifica la idea de paz del ISM.
De hecho, en parte debido a los esfuerzos de los activistas compañeros de Corrie del ISM, el ejército israelí fue incapaz de detener el flujo de armas a través de los túneles cerca de dónde ella estaba protestando. Esas armas fueron usadas para matar niños israelíes después, en el pueblo de Sderot en el sur Israel.
Sin embargo, en muchos centenares de artículos que se publicaron sobre Corrie en los últimos dos años, la mayoría de los diarios ha tenido el cuidado de omitir esos detalles. Así también el actor Alan Rickman y la periodista Katharine Viner, co-creadores de: “Mi Nombre es Rachel Corrie”, mantuvieron a casi todos los críticos que revieron la obra completamente ignorantes sobre el trasfondo de los eventos de que se trata.
Así que en abril, cuando los críticos escribieron sobre la obra, la tomaron así:. ‘Corrie fue asesinada después de unirse a una organización de resistencia Palestina no violenta’ escribió Emma Gosnell en el Sunday Telegraph.
Por ejemplo, The Evening Standard lo describió como una ‘verdadera tragedia de vida’ en que la bondad altruista de Corrie brilla a través de ella.
Sólo un crítico (Clive Davis del Times) vio la obra como lo que es. En un momento dado Corrie declara: “La inmensa mayoría de Palestinos, hasta donde yo puedo decir, está comprometida en una Gandhiana resistencia no violenta”.Como Davis nota: ‘Incluso Yasser Arafat podría haberse ruborizado por ello’.
Pero finalmente la obra, y muchos de los artículos sobre Corrie que han aparecido, no tratan realmente sobre la joven activista americana que murió en tales circunstancias trágicas. Sino tratan de promover un odio sistémico y una visión claramente unilateral de Israel.

1 comentario

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario