Cuatro características únicas del Tercer Templo

En el año 25 del exilio Babilónico, Di-s mostró una visión del futuro Templo al Profeta Ezequiel.
Sin embargo, el Segundo Templo fue construido sólo parcialmente basado en dicha profecía, ya que ésta descripción profética estaba reservada para el Tercer y último Templo.
El Midrash nos cuenta que cuando Di-s le ordenó a Ezequiel que describiera las dimensiones del Templo al Pueblo Judío, Ezequiel preguntó: “Amo del Universo, ¿por qué me pides que vaya a decirle a Israel la forma de la Casa. Ahora están exiliados en la tierra de nuestros enemigos, ¿hay algo que puedan hacer al respecto? Déjalos hasta que regresen del exilio. Entonces iré a informarles”.
Di-s respondió: “¿Acaso debe ignorarse la construcción de Mi Casa porque Mis hijos están en el exilio? El estudio del diseño del Templo Sagrado, como se detalla en la Torá, puede equipararse a su construcción real. Diles que estudien la forma del Templo Sagrado. Como recompensa por su estudio y ocupación en ello, lo consideraré como si realmente estuvieran construyendo el Templo Sagrado”.

Basado en el Midrash anterior, el Rebe de Lubavitch reafirmó fuertemente el aprendizaje sobre la construcción del Templo, especialmente durante la época del año en la que lloramos por su destrucción.
Presentaremos algunas de las distintas características del Tercer Templo. (Hay que tener en cuenta que Maimónides escribe que el diseño del Templo Mesiánico, aunque se encuentre mencionado en el Libro de Ezequiel, “no es explícito ni explicado”).

Será Grande
El Tercer Templo será mucho más grande que los dos Templos anteriores. Por ejemplo, el área reservada para el Segundo Templo, o lo que se conoce como el Monte del Templo, era de 500×500 codos (cada codo es de aproximadamente 48cm). El del Tercer Templo, será de 3000×3000 codos, es decir, 36 veces más grande, o 9.000.000 codos cuadrados.

Será Cuadrado
La división básica del Templo en diferentes secciones, como el Kodesh (Santo) y el Kodesh HaKodashim (Santo Sanctórum), será la misma que en los Templos anteriores. Sin embargo, la sección llamada “ezrat nashim” en el Segundo Templo, tendrá un diseño muy diferente en el Tercer Templo. Mientras que en el Segundo Templo ésta sección era un área de 135 codos cuadrados frente a la Azará, en el Tercer Templo esta área será de 312×317 codos, casi como un cuadrado.

Se utilizará Hierro
El hierro no se usó en la construcción de los dos primeros Templos, como dice el versículo: “La Casa, cuando estaba en construcción, fue construida de piedra, y no había ni martillo ni hacha ni cualquier herramienta de hierro mientras construían” ¿Por qué? Porque el hierro se utiliza para la fabricación de las armas que son usadas para acortar vidas, y el propósito del Templo era “hacer la paz” entre el hombre y Di-s, prolongando así su vida. Por lo tanto, es incorrecto construir una estructura que sustenta la vida con un material que es su misma antítesis”.
Sin embargo, el Rebe de Lubavitch explica ampliamente que en la era mesiánica, cuando “las espadas serán utilizadas para arados” y el hierro se utilizará sólo para lo positivo, esta prohibición de usar metal en la estructura del Templo ya no se aplicará.
El uso del hierro en el Tercer Templo no sólo será un síntoma de que la paz reinará, sino también un símbolo de la era mesiánica en general.
La palabra hebrea para el hierro es ????, que el Arizal explica que es el acrónimo de las cuatro esposas de Iakob, de quien la nación judía es descendiente: ???? ??? ???? ???. Esto corresponde a la explicación de los místicos de que en la era de la redención, las mujeres estarán en un nivel más alto que los hombres.

Iremos Seguido
El versículo al final de Isaías dice: “Será desde la luna nueva hasta la luna nueva, y desde Shabat hasta Shabat, que toda persona vendrá a postrarse ante Mí, dice Di-s”. El Midrash explica que aunque durante las eras de los dos primeros Templos, los judíos hacían una peregrinación al Templo sólo tres veces al año, en la era mesiánica lo haremos el primer día de cada mes. El Midrash continúa explicando que esto era imposible de hacer durante los dos primeros Templos, pero que en la era del Tercer Templo tendremos “nubes” que nos transportarán a Jerusalém y al Templo, permitiéndonos visitarlo más seguido.

Que en el mérito de aprender acerca de la construcción del Templo podamos merecer la reconstrucción del Tercer Templo Sagrado rápidamente en nuestros días.

Por: Yehuda Shurpin

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario