Rabí Jaím Vital

Rabí Jaím Vital nació en la ciudad de Safed, cuna de los grandes de la Cabalá.
El pequeño Jaím creció en un ambiente de elevación espiritual, impregnado del profundo espíritu de la plegaria y del estudio devoto de la Torá. A los 23 años contrajo enlace.
Luego de la desaparición del Arízal -acaecida a la edad de 38 años- Rabí Jaím pasó a ocupar el lugar de éste, continuando el estudio de la Torá de acuerdo a las enseñanzas de su venerado maestro y difundiendo entre sus contemporáneos el estudio dedicado.

El Arízal no solía escribir sus pensamientos, de modo que no hay textos de su autoría. No obstante, ese vacío fue llenado por Rabí Jaím Vital, quien transcribió textualmente todo lo expresado por su maestro.
Entre sus libros encontramos: Etz Jaím -Arbol de la Vida, impreso por vez primera en Koretz en 1782-, Shemoná Prakím -Ocho Capítulos-, Otzar Jaím -Tesoros de la Vida-, Sefer HaGuilgulím -Libro de las Transmigraciones-, Sefer HaJezionot -Libro de las Visiones-, Shaaré Kedushá -Portones de la Santidad-, y otros.
Los escritos de Rabí Jaím Vital son, hasta el presente, los fundamentos y pilares de todo el estudio de la Cabalá, según el estilo de Rabí Itzjak Luria Ashkenazi, el Arízal, la Escuela Luriánica.
Su libro predominante es el Etz Jaím -Arbol de la Vida-, verdadero origen del estudio místico de los secretos de la Torá, la comprensión del alma del hombre, la finalidad de la vida del judío sobre la tierra, el concepto de la Providencia Divina, la presencia del Creador, y otros temas.

Las enseñanzas de Rabí Itzjak Luria, el Arízal, y su propagación, se la debemos a Rabí Jaím. Estas enseñanzas fueron, a su vez, base de las enseñanzas de Rabí Israel Baal Shem Tov (1698-1760), fundador del Movimiento Jasídico General en el Siglo XVIII, y su influencia se siente aun en el mundo judío de nuestros días.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario