Maimonides burla a su rival

Todos en la corte del Sultán Saladino de Egipto se pusieron muy contentos cuando nombraron a Maimonides médico personal del sultán. Es decir todos excepto Hakim, él medico árabe que antes había ocupado ese alto cargo y que por causa del judío había pasado ahora a un segundo lugar.

De aquí en más seria Maimonides quien cuidaría de la salud del sultán y su familia inmediata, mientras que él medico árabe estaría allí para tratar las dolencias de los demás miembros de la casa real y de la corte.
Desde que Maimonides llego a Fostat, la vieja ciudad del Cairo, su fama como medico se había extendido rápidamente. Los judíos lo consideraban como el sabio y talmudista más grande de la época, mientras que para los ciudadanos no judíos era él medico más importante de esos tiempos. Ricos y pobres visitaban a Maimonides buscando tratamiento medico, ya lo pobres judíos y no judíos los atendía por igual sin cobrarles absolutamente nada. Cuanto más celebre se hacia Maimonides, mas quedaba en el olvido él medico árabe.

En el corazón de Hakim cada vez eran más fuertes y profundos sus sentimientos de envidia y odio hacia su rival, y pronto comenzó a tejer un plan con la intención de desacreditar a Maimonides a los ojos del sultán y de esa forma llevarlo a la ruina.
Un día Hakim se presento ante Saladino.
“He descubierto un plan para envenenar al honorable sultán, detrás de esto no esta otro que tu nuevo medica de cabecera, el propio Maimonides.”
El sultán se puso blanco de terror pero le costaba creer que semejante plan fuera cosa de su fiel medico y amigo judío.
“Si puedes demostrar que lo que dices es cierto ordenare cortar la cabeza a Maimonides, pero si no puedes probarlo será entonces la tuya la cabeza que rodara, dijo furioso el sultán.”
“Claro que puedo probarlo” respondió el medico árabe “Y así es como lo haré: Todos saben en nuestra profesión que un veneno solo puede ser contrarrestado por un veneno mas fuerte. Ahora bien pido a rey que ordene a los dos que preparemos el veneno más poderoso posible, de modo que si el rey fuera envenenado en la comida, todo lo que tendrá que hacer es tomar el antídoto, el veneno mas fuerte y su vida estará a salvo”
“Me parece una idea excelente” dijo el sultán “Como sabré sin embargo cual de los dos venenos es el mas fuerte, el tuyo o el del medico judío? ¿Cómo probar que Maimonides planea matarme?”
“Es muy simple, Majestad, cuando ambos traigamos nuestros venenos, tomare de buena gana el de mi rival y luego el mío y no me sucederá nada, luego Maimonides tomara mi veneno y luego el suyo y morirá, entonces sabrás que no te era fiel y que conspiraba en tu contra”
“Esto significa que perderé a uno de ustedes pero entonces sabré quien es mi verdadero amigo” dijo el monarca.
Al día siguiente el Sultán ordeno que ambos médicos se presentaran ante el.
“Mis queridos amigos, anoche tuve un extraño sueño, se presento ante mi mi profeta y me dijo que uno de ustedes planeaba envenenarme. Ahora bien, no hace falta que me interrumpan, sé que ambos lo negaran y que tal vez ambos tengan razón. Sin embargo no puedo tomar esto a la ligera. Pueden preparar para mi un antídoto que neutralice cualquier veneno existente?”
“Claro que si” exclamaron ambos médicos.
“Bien, Ahora. ¿Cómo sabremos cual es el mas fuerte? Haremos una pequeña prueba.
Mañana, ambos traerán sus preparaciones, luego dividiremos cuidadosamente cada preparado en dos partes y cada uno beberá el preparado del otro y luego el suyo”
“Majestad eso mataría a mi amigo acá parado” dijo Maimonides
“Parece que mi amigo quiere librarse de la prueba su majestad. En cuanto a mi no tengo problema alguno en hacerla. Beberé con gusto su veneno y probare que el mío puede neutralizarlo”
“Me alegra saber que ambos están tan seguros de si mismos, eso hará que la prueba sea justa, caballeros, el asunto esta arreglado, los veré mañana”

Mientras Maimonides regresaba a su casa montado en su burro intentaba entender que se escondía detrás de todo esto pero no lo logro. No tenia dudas que Hakim sabia que no podía prepara un veneno más poderoso que el de el.
Por que correr semejante riesgo?
O quizás tenia pensado algún truco?
La expresión de Hakim delataba algún plan secreto, pero Cual?
Al llegar a casa Maimonides se encontró con la sala de espero llena de personas como de costumbre. Algunos eran pacientes, otros lideres de la comunidad y otros erudito que venían a consultar su interpretación de pasajes difíciles del Talmud.

Maimonides saludo a todos con una sonrisa y pidió disculpas mientras comía algo porque no lo había hecho en todo el día al no comer en el palacio. Tras la comida Maimonides atendió a los pacientes y luego hablo con los lideres y los eruditos. Cuando termino con todos ya era el atardecer. Recito sus plegarias, se sentó a estudiar Torá y a escribir y finalmente se retiro a descansar a primeras horas de la madrugada completamente agotado.
Durante el difícil día no había tenido tiempo para seguir pensando en la difícil prueba que tendría lugar al día siguiente en el palacio del sultán. Ahora acostado en su cama no podía dormirse, algo le decía que su vida corría peligro y que su rival Hakim estaba detrás del concurso de Vida y Muerte.
De pronto Maimonides comenzó a entender.
Ya sabia que había pensado el tramposo de Hakim y que debía hacer para evitar sus consecuencias.
Recién entonces sintió calma y pronto se quedó dormido.

Maimonides se levanto temprano en la mañana y tras recitar sus plegarias matutinas dedico algún tiempo a estudiar la Torá, tomo un ligero desayuno y a continuación se dirigió a su laboratorio y preparo una inofensiva mezcla de agua dulce y vino tinto, luego monto su burro y se dirigió al palacio.
Hakim ya estaba esperándolo allí y estaba muy ansioso por comenzar con el certamen cuanto antes. También el sultán estaba preparado.
A una señal del rey ambos volcaron aproximadamente la mitad del contenido de sus preparados dentro de botellas vacías que habían llevado con esa finalidad y entregaron cada uno su botella al otro.
“Tu turno Hakim” dijo el sultán
Hakim no perdió tiempo y trago la mezcla que había preparado Maimonides y luego la suya y espero firme de pie con un rostro triunfal que Maimonides haga lo mismo.
“Ahora es tu turno Maimonides” dijo el sultán
Maimonides trago lentamente la mezcla que había preparado Hakim y luego la suya, también él parecía encontrarse bien.
Durante algún tiempo los dos esperaron silenciosos y tensos. D pronto Hakim lanzo un grito de agonía y dolor, cayo al suelo y pronto estuvo muerto.
“Me alegra mucho mi querido Maimonides que te encuentres bien, no dude ni por un instante que tú eres el mejor medico de mi reino, en cuanto a este despojo miserable, estoy muy contento de que lo hayas matado”
“Pero yo no he hecho nada, lo hizo su propia mano.” Respondió Maimonides.
“No comprendo” dijo el sultán
“Permítame explicarle, Hakim sabia que yo podía preparar un veneno mucho más poderoso que el de el, de manera que ideo un plan para preverlo, él bebería un veneno de acción lenta en su casa y atería consigo algo inofensivo, así cundo yo trajese algo que seguramente fuese mas fuerte el se curaría. Luego bebería su propia mezcla y nada le pasaría. Luego yo bebería su preparado inofensivo y luego mi veneno y moriría”
“Perro traidor” grito el sultán “pero dime que paso finalmente”
“Pues bien sospechando su truco, también yo prepare una mezcla inofensiva”

El sultán pensó por un instante y luego echo a reír comprendiendo lo que había sucedido
“No solo eres él medico más grande Maimonides, sino él más sabio de los hombres.”Dijo el sultán “De ahora en adelante además de mí medico serás mi consejero.”

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario