El “Smag”-Rabí Moshé de Coucy (1198-1274)

Uno de los más fervorosos seguidores del Rambam -Maimónides - fue Rabí Moshé ben Iaacov, de la ciudad francesa de Coucy. Rabí Moshé consagró toda su vida al estudio de la Torá y al esfuerzo concreto por los judíos y el judaísmo, en Francia, España y Provenza.

En el año 1236 abandonó su ciudad natal y viajó de ciudad en ciudad por España y Provenza. Sin tomar en cuenta dificultades e incomodidades, Rabí Moshé asumió para sí una “función”: visitar los poblados judíos y hablar con ellos en un lenguaje simple y suave, heredado de su maestro, Rabí Iehudá HaJasid. Atacó duramente los matrimonios mixtos considerándolos una enfermedad que destruye la mejor parte del pueblo judío, demandando de quienes en ello hubieran caído que tomaran sus conclusiones y enmendaran sus actos.

Rabí Moshé se hizo famoso como un eximio orador en francés, español y árabe, y su éxito fue más allá de lo esperado. Pues el judío medio no se había alejado del judaísmo con su corazón y conciencia, sino que había caído en una suerte de apatía y desinterés por la fe de sus ancestros a falta de líderes que le mostraran el camino a seguir y los actos a hacer. Las palabras de Rabí Moshé, surgidas del corazón, penetraron en los corazones de sus oyentes llevándolos a mejorar su conducta: vestir Tzitzit, tefilín, y fijar Mezuzot sobre sus puertas, sin avergonzarse más ante sus vecinos por el hecho de ser judíos observantes de las leyes de la Torá.

En el año 1250 Rabí Moshé concluyó su principal obra, el Sefer Mitzvot Gadol, que se conoce también por sus iniciales: Smag. Fue impreso por vez primera en Roma, en 1474.

Los principios fundamentales de este libro halájico se rigen de acuerdo a la óptica del Rambám en su Mishné Torá. Consciente de la imperiosa necesidad de presentar un libro de leyes comprensible, en lenguaje popular para los de su generación, Rabí Moshé se impuso la gigantesca tarea de seguir los pasos de Maimónides, sobre quien se expresa en términos de “Grande y merecedor de alabanza… iluminador de los ojos de Israel… como él no habrá otro…”.

Rabí Moshé falleció en el año 1274, a los 76 años.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario