Un regalo doble

Itzjak bendice a su hijo Iaakov: “…Y que Di-s te de rocío de los cielos y de las gorduras de la tierra…”. El famoso comentarista Rashi, explica la implicación de las palabras “Y que di-s te de”: “Que el Altísimo te dará, y te va a dar otra vez”.

¿Qué faltaba en la entrega inicial de Di-s, que puede perfeccionarse y ser completada por una segunda entrega? El hombre es finito, limitado; si le da un regalo generoso y magnífico a otra persona, puede mejorarse al darle otro regalo más. Pero incluso el “regalo” inicial del Omnipotente y perfecto Creador, es perfecto. ¿Qué puede agregarse, al “dar una vez más”?

Una analogía de la educación de un estudiante y un maestro puede clarificar el problema:
Un maestro puede alcanzar dos niveles de logros con su estudiante. Puede exitosamente impartir su conocimiento al estudiante y que sea completamente absorbido por el estudiante y que llegue a convertirse en su propio entendimiento…pero el estudiante aún no puede desarrollar creativamente la línea de su pensamiento. Y hay un segundo nivel de instrucción más elevado, en la que el maestro guía de manera perfecta a su estudiante, hasta que lleva a desarrollar la habilidad de ejercitar su propia creatividad intelectual sobre el tema, y luego se extiende y se expande el conocimiento recibido.

La Mishná trae un ejemplo de estos dos niveles entre los estudiantes de Rabí Iojanan ben Zakai. Uno de los estudiantes de Rabí Iojanan era Rabí Eliezer ben Horkenus y otro era Rabí Elazar ben Araj. “Si todos los hombres sabios de Israel (incluyendo a Eliezer ben Araj) estuviesen en una punta y Eliezer ben Horkenus en la otra, él les ganaría en peso a todos”, establece la Mishna. Pero luego declara, “Si todos los hombres sabios de Israel estuvieran en una punta, incluso junto con Eliezer ben Horkenus, y Elazar ben Araj, estuviese en la otra, él les ganaría en peso a todos!”.

Rabí Eliezer ben Horkenus era como “…una cisterna cementada que no pierde ni una gota! Su recepción y absorción de sabiduría era superior incluso a la de Rabí Elazar ben Araj. Pero Rabí Elazar ben Araj era “….un manantial efusivo con una fuerza que se intensifica”, indicando una habilidad para expandir, agregar e innovar. Su genialidad creativa era más grande que la de Eliezer ben Horkenus.
La implicación de la “doble bendición” de Di-s que Itzjak le impartió a Iaakov, ahora queda clara: no solo la bendición Divina misma era completa y perfecta, sino que además tiene un efecto adicional que permite a Iaakov que extienda y expanda la bendición él mismo.

Por Itzjak Meir Kagan

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario